1.9.06

Feliz año nuevo

No, no es que me haya esnifado lo mismo que Pocholo en su programa sobre Ibiza en La Sexta (que, con el tiempo, será un clásico de culto análogo al de Gil y Gil en Marbella en el primerizo Tele5). Nada de eso. Simplemente es que siempre celebro, a mi modo, el inicio del año el 1 de septiembre que es, en realidad, cuando comienza (casi) todo en mi vida.

Hasta la fecha, todos mis trabajos se iniciaron en septiembre, siguiendo la rutina firme e inalterable del curso escolar. Así que, como si de un anuncio de la vuelta al cole se tratara, cuando agoniza el verano suelo dedicarme a afilar los lapiceros, preparar las gomas de Milán de mis colores favoritos y forrar las carpetas con fotos de mis actores predilectos (las actrices, por obvias cuestiones de tendencia sexual, suelo reservarlas para los separadores interiores).

También este año, quizá más que otros, tiene lugar un nuevo comienzo este 1 de septiembre. Y es que esta vez, literalmente, sí que regreso al insti, solo que con unos años más y con otra perspectiva. Me toca el lado de la pizarra, de la tiza (la enseñanza española sigue en su peculiar concepto de modernidad...) y de vigilar en los exámenes, pero supongo que el tiempo impide que me siente de nuevo a cursar la Secundaria lo que, visto desde aquí arriba, también da un poco de pereza, para qué negarlo.

Como la paradoja temporal no se me permite -Regreso al futuro era una mentirijilla imposible, por mucho que la viéramos unas cuantas veces los adolescentes de esa generación-, mañana comienzo como profe de lengua en mi nuevo instituto. Confío en tener cierta libertad para evitar, al menos, el adocenamiento y estimularles un espíritu crítico que los libros de texto no siempre alientan. Y eso, como editor, puedo atestiguarlo... En mi asignatura uno de los objetivos -según la ley y, en especial, según la última ley- es enseñarles a usar y descifrar el lenguaje en todas sus dimensiones, a leer prensa, ver cine, entender telediarios y analizar textos tanto literarios como audiovisuales, aprender -en definitiva- a deslindar el contenido objetivo de la opinión, la tendenciosidad del rigor, el objeto del sujeto. Esta finalidad no puede ser más ambiciosa ni tampoco más motivadora, así que confío en que, de algún modo u otro, podré aportarles algo que vaya más allá de las negritas y las cursivas de su libro de texto.

De momento, y para terminar bien el año, hoy lo he celebrado dando un largo paseo con una de esas personas a las que quiero tanto como admiro, y es que, lo mejor de este nuevo año es que cuento en él con todas las personas que realmente me importan (saben bien quienes son). Personas a las que no puedo dejar de querer y admirar a un tiempo, aunque no siempre se lo diga o se lo haga explícito, porque en sus vidas encuentro continuamente motivos para enorgullecerme por cómo son y por cómo actúan. Los fantasmas, esos borrones con nombre propio de este último curso -que también los hubo- quedan ya muy lejanos y se hunden, al fin, en el terreno cómodo y estéril de la indiferencia. Así que, gracias a esos reset que nos regala de vez en cuando la memoria, ahora solo veo con nitidez -y con una ilusión que roza lo infantil- la puerta que este 1 de septiembre se dispone a abrirme. Y de puertas y armarios abiertos, la verdad, sé un rato...

13 comentarios:

NaT dijo...

Pues...
¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!!

Espero que empieces bien el año, que enseñes todo lo que tengas que enseñar (no en sentido literal, claro ;) ) que seguro que es mucho y que lo harás estupendamente.

Un besazo... de cine colegial

inquilino dijo...

Pues precisamente esta mañana llevo largo rato debatiendo sobre el tema de la enseñanza y los planes de estudios. Debatía con un compañero -físico- que se queja del excesivo carácter instrumental de la enseñanza.
No puedo menos que darle la razón, pero con algunas matizaciones:
* No es lo mismo la educación primaria que la secundaria o la universitaria. Sus objetivos -y planteamientos de base- deberían ser diferentes. En mi opinión, la primaria, por ejemplo, debería poner el énfasis en la socialización (respeto, convivencia, ética del trabajo y el esfuerzo, hábitos de estudio y demás) y en la adquisición de las destrezas básicas.
* Las ciencias sociales y las ciencias puras, por más que algunos traten de unificar sus métodos y estrategias, no son equivalentes y deben basarse en principios educativos diferentes.
Me temo que se están cometiendo muchos errores debido a la no diferenciación entre etapas y disciplinas, al intento de unificarlas bajo una misma pedagogía.
La física, las matemáticas, son ciencias puras que se apoyan sobre conceptos absolutos, objetivos y precisos. Lo que es es y no puede ser matizado. Exigen un esfuerzo de abstracción y análisis por parte del cerebro muy diferente del aspecto creativo y funcional que presentan las ciencias sociales.
Por poner un ejemplo, es más importante que un alumno de cuarto de ESO sepa aplicar el lenguaje (ser capaz de realizar una lectura comprensiva y crítica) que el que identifique perfectamente los diferentes usos del pronombre “se”. En cambio, resulta fundamental que ese mismo alumnos domine conceptos matemáticos como la derivación o la integración aunque no sepa aplicarlos.
Las llamadas ciencias sociales, por su parte, se apoyan sobre aspectos subjetivos, creados por el hombre y que difícilmente son parametrizables. A lo largo del siglo XX se hizo un esfuerzo notable por emplear en las ciencias sociales métodos de las ciencias puras en un innecesario intento de "dignificarlas". Esto dio lugar a la búsqueda de abstracciones, teoremas y constructos intelectuales, de dudoso rigor científico, que se ajustaban con calzador a la disciplina en cuestión. El psicoanálisis, la pedagogía y la sociología fueron, probablemente, las mayores víctimas.
Y en los últimos tiempos asistimos a una vuelta más de este despropósito, ya que se trata de llevar en muchos casos a las ciencias puras hacia esos métodos artificiales que no resultan válidos ni para unas ni para otras ciencias.
El rigor científico y la precisión en las ciencias son tan importantes como el relativisimo y la creatividad en las humanidades. Y tan necesario resulta el carácter instrumental y socializador de las primeras etapas educativas como el elitista y conceptual de la fase universitaria.

inquilino dijo...

Por cierto, yo, por llevar la contraria, pienso comenzar mi año el 27 de abril :-P

Cinephilus dijo...

El problema de la enseñanza, al menos ahora mismo, no está tanto en los planes de estudio -que ahora mismo son mucho más sensatos de lo que se nos quiere hacer creer- como en los medios con los que se cuenta.
Además, se tiene una visión distorsionada de las etapas educativas y se sigue confundiendo la Secundaria con el Bup. No son nada parangonables. La Secundaria es obligatoria y debe permitir a los alumnos tener una serie de destrezas básicas, mientras que será el Bachillerato el que les adelante el camino universitario.
Sin embargo, los planes de estudio de la Secundaria chocan con visiones desfasadas de la enseñanza y no hay medios ni para la formación de profesores ni para los centros, donde se aboga por opciones que no son factibles.
No estoy del todo de acuerdo, sin embargo, en que sea importante únicamente la faceta instrumental o relativista en las humanidades. Obviamente, es básico que los alumnos lean y escriban con propiedad, pero también que desarrollen los fundamentos sintácticos básicos, no pretendiendo que recuerden siempre conceptos como enclítico o se pronominal, sino para darles herramientas de reflexión sobre su propio idioma y, sobre todo, para iniciarlos en el pensamiento abstracto, que es uno de los fines de la Secundaria.
En mi caso, nunca empleé en la vida cotidiana la trigonometría de segundo de bup, pero esa asignatura fue básica en mi caso como actividad intelectual y reflexiva, además de como sistematización conceptual.
Además, la lingüística no encaja en el perfil de las ciencias sociales ni tampoco en el de las ciencias que entendemos como tales (ahí radican parte de sus problemas esenciales), en tanto que el estudio del hecho lingüístico es una abstracción en si mismo y requiere definir con precisión conceptos tan complejos a estos niveles como el aspecto verbal o los papeles temáticos. En este sentido, no puede bastar con el enfoque instrumental, porque sin un buen análisis de la lengua jamás entenderán por qué un titular de prensa es tendencioso o qué supone emplear un determinado orden sintáctico en una alocución oral con fines retóricos.
La Secundaria tiene entre sus objetivos fundamentales abrir esa posibilidad al pensamiento abstracto y eso es algo que atañe a todas las disciplinas. De ahí que, en el caso de la lengua, se haya optado en el último currículum por el enfoque comunicativo, que hace hincapié en la pragmática y en el inductismo. Tal vez sea un error, pero ayudará a que los alumnos hablen mejor -como si estudiaran una lengua extranjera- y permitirá que indaguen, con el profesor, en el uso de su propia lengua. Por cierto, sobre estos métodos es especialmente el enlace que incluyo en este blog (darle a la lengua), donde se recogen algunas de esas experiencias.
Y ahora, tras soltar este rollo (espero que estéis durmiendo ya, jeje) voy a ponerme un vinito para celebrar la final baloncestista de España ;-)

trementina dijo...

Mucha gente empieza el cambio en septiembre, pero tanto como celebrar el año nuevo, no sé.
A ti feliz año nuevo.
Este año viene con cambios, a ver si tienes suerte y te gusta enseñar o mejor dicho se dejan enseñar.
No me he dormido después de lo dicho, pero esto de la enseñanza es un tema delicado que no deberían dejarlo en manos de los políticos que ellos poco saben de educación.

dreambear dijo...

FELIZ AÑO NUEVO!!!!

ME ENCANTARIA TENERTE DE PROFE...JEJEJE

Anónimo dijo...

Entro por casualidad en este blog.Mi sensación es extraña pues mi primera reacción es pensar que se trata de un asunto de locos, de un ejercicio psiquiátrico para intentar resolver problemas graves de la mente. No entiendo casi nada de lo que de forma, a menudo presuntuosa y algo pueril, se expone. Una forma de evacuar tensiones e insatisfacciones. En cualquier caso algo decididamente pretencioso, con un atisbo de falsa intelectualidad. Un concurso de frases hechas para"impresionar", para demostrar lo mucho que se sabe o se cree saber.¡Niñerías!
Eso sí, el creador de esDe blog, primeti, sabe escribir. Diría incluso que lo hace muy bien pero casi todos los demás.....
Bueno, que nadi se sienta ofendido por una primera impresión,¿será equivocada?

Anónimo dijo...

Pues tras entrar por casualidad en este blog me ha picado la curiosidad y he leido casi todo. Tus textos, Cinephilus, son estupendos, muchos son bellísimos y otros divertidos. Escribes muy bien y seguro que tus alumnos se divertirán y aprenderán contigo. Los textos eróticos son geniales y francamente excitantes. ¿De verdad estas tan enemorado o es también ficción?Quien sea debe tener mucha suerte contigo y segro que tú también la mereces con él pues no debe ser una persona corriente si te ha conquistado. Seguro que tu pareja está muy enamorada de ti tambien y te ha perdonado todo lo que cuentas, incluida esa aventurilla que cuentas como una experiencia de ficcion pero que mas que probablemente fue tuya. Es esa en la que el personaje se despierta con oto sin saber muy bien por qué se ha quedado dormido en la cama del otro y se levanta de forma apresurada.Una pregunta: ¿os van mucho los trios? Cuentas unos cuantos. Debéis de ser puro terremoto sexual.Iría a ver tu obra.....

SisterBoy dijo...

No te preocupes usuario anonimo número uno, "nadi" se sentirá ofendido.

Cinephilus dijo...

Es cierto, como bien dice Sisterboy, el tal Nadi está de lo más relajado y se ha quedado tal cual ;-)

Gracias por los halagos, usuario anónimo nº2. Los relatos eróticos son, en su mayoría, literatura, aunque hay muchas experiencias pasadas (tengo mucho pretérito a mis espaldas) que uso para reinventarlas. En cualquier caso, la ambigüedad del blog me parece que es un elemento literario más con el que jugar. Y sí, mi pareja es alguien realmente excepcional, de otro modo es difícil enamorarme y, sobre todo, mantenerme tan absolutamente enamorado como lo sigo estando... Espero que repitas visitas por aquí. Un saludo

Vargtimen dijo...

Ciertamente, el relato erótico del cuarteto de cuerda tras la visita a un museo, es de los que marcan época XDDD

Como hijo de maestros y hermano de profesor de instituto, también en mi casa el año empezaba siempre en Septiembre. Sé que ellos preferían la EGB y el BUP a la ESO y similares.
Además, cuentan historias tremendas sobre la falta de respeto actual por parte de padres y alumnos hacia el personal docente.
No digo que volvamos a la educación de la época franquista y a la figura del intocable maestro del pueblo dando palmetazos con una regla, pero el sistema educativo que había en mi época (80's - 90's) me parecía de los más correcto.

Anónimo dijo...

Querido Inquilino, permíteme que discrepe: La enorme dosis de creatividad, hermosa subjetividad e imaginación que inundan las ciencias como las matemáticas o la física es lo que las hacen complicadas, atractivas y bellas en esencia. Sentarse delante de un papel en blaco o del resultado de un experimento,mirar al cielo e interpretarlo, ponerlo en un nuevo lenguaje y reconocerlo cuando se vuelve a acercar a nosotros es una de las tareas más nobles y ciclópeas a las que nos podemos enfrentar. Necesitas toda tu capacidad, tu inventiva y sobre todo una libertad de pensamiento que requiere incluso preguntarte si existen el tiempo o la realidad.
Yo siempre intentaré transmitirlo. El que no sepamos hacerlo es nuestro fracaso en la enseñanza, no lo puedo dejar de reconocer.
Yo también empecé el año de forma inmejorable, lo celebro hoy un poco más leyendo a nuestro insigne Cinéfilo, a quien me hubiera encantado tener como profe, pero que hubiera producido que no estuviese aquí hablando de todo esto. Seguro que me habría contagiado la pasión más absoluta por la literatura, como de hecho hace y como sabrá hacer de forma magistral con todos sus alumnos. Enhorabuena y a por ellos!!!
Sinclair

Vulcano Lover dijo...

en este momento absurdo, en mi caminar demasiado errático esta noche triste, que lo ha sido para mí, sólo sé que en medio del vacío, lo primero que pienso es en llegar aquí...