2.9.06

Mujeres fatal

No es una película excepcional. Ni siquiera es una película especialmente sorprendente. Pero la belleza de Sophie Marceau, espléndida en este filme, ya compensa por sí sola su visionado.

Un escenario bien aprovechado e incluso idealizado -Niza- y dos actores sólidos y convincentes en sus respectivos papeles son las claves de una película que retoma los clichés del cine negro para construir una historia breve -casi escueta: no supera la hora y media- donde el giro final no es tan efectista como se pretende pero, al menos, permite una interesante evolución dramática a los dos protagonistas.

Su puesta en escena, tan elegante como el paisaje donde transcurre la acción, no desaprovecha ni un solo instante para lucir la belleza tanto de los lugares como de la femme fatale que mueve los hilos de una historia decididamente sensual y, sobre todo, sensorial.

Probablemente no pasará a la historia del cine, pero tampoco creo que lo pretenda y, en cualquier caso, sigue siendo una de las propuestas más refrescantes del último cine francés y, a su manera, una nueva contribución al esquema chica mala conquista, seduce y engaña a chico bueno. Seguramente el guión pudo haberse redondeado más, pero las piernas de Sophie compensan, a su manera, esas carencias.

7 comentarios:

Vargtimen dijo...

Me la apunto. Me encantan las películas de cine negro y la figura de la femme fatale, como en "Perdición", "El extraño amor de Martha Ivers"...

Cuanto más perra y miserable, más me gusta el personaje. Mi favorita es la Kathleen Turner de "Fuego en el cuerpo", que si fuera más rastrera estaría concursando en Supermodelo 2006.

A ver si nos llegan ya "La dalia negra" y "Hollywoodland", pero de momento el otro día vi una película de cine negro en un instituto que me gustó mucho, "Brick", con Joseph Gordon-Levitt.
Una peli de adolescentes, pero no faltan sus mafiosos, matones, yonkis, mujeres bajunas y manipuladoras...vamos, yo que tú me andaba con cuidado con el alumnado...

Cinephilus dijo...

La Turner de Fuego en el cuerpo es uno de mis personajes favoritos de la historia del cine... Y también me apasionan Perdición y El extraño amor de Martha Ivers.
La peli de la Marceau no llega al nivel de ninguna de las tres, la verdad, pero al menos recoge algunos de sus tópicos, que ya es algo.

SisterBoy dijo...

Mi vamp preferida es Ava Gardner en Forajidos y esa escena final de "NO TE MUERAS CABRON QUE ME VAN A CONDENAR A MI" y sólo tenia 24 años

trementina dijo...

Esta que nombras no sé si la veré, si eso cuando este en vídeo dentro de unos cuantos meses, y eso que el cine negro me gusta, pero esta no me acaba de convencer del todo.
Ví Una historia de Brooklyn, me ha gustado muchisimo.
El tema es duro, pero real, y muestran muy bien el sufrir de los hijos tanto o mayor que el del matrimonio roto.
Y el final delante de ese calamar gigante, lo dice todo.
Y los actores creibles todos.
Gracias por darme a conocer esa película que yo aún no sabía de ella.

Fabro dijo...

Volvieron los post! me tardé en leer los últimos por falta de tiempo pero valieron la pena :)
Espero que la hayas pasado muy bien en tus vacaciones y Feliz año nuevo!
abrazo,

Anónimo dijo...

Bueno pues se me borró mi comentario de hoy y lo siento pues me había quedado bien. Me da pereza reconstruirlo y sólo dirpe que, Cinephilus, escribes muy bien y me enganchas aunque el tema en sí no me interese demasiado.Dinos cómo encontrar tu obra escrita y publicada porfa.por cierto, la Marceau no me gusta casi nada y me parece un subproducto de su papá, el gran mimo Marcel (que tampoco me gusta). Intentan venderla como un sex-symbol desde un James Bond y es corrientita. Seguro que tiene un disco grabado, como su coleguita Charlotte Gainsbourg, en el que desafina tánto como ella y que sólo es equiparable a la más talludita Adjani y la ancestral Bardot, aunque esta última era más divertida.
Sigo opinando que algunos de los que escribís lo haceís un poquito ex- catedra y resulta más aburrido.

Cinephilus dijo...

La obra, El sexo que sucede, está publicada por la AAT y sé que se puede conseguir a través de su web (www.aat.es). También en librerías especializadas (como la madrileña La Avispa) o en grandes librerías que puedan encargarla.