16.11.06

Monstruos

Hubo que esperar a los románticos para que nos descubrieran que los monstruos más terribes solían tener el rostro más hermoso. Que la belleza encerraba una doble faz y que la perversidad, según como se mirase, podía ejercer una fascinante seducción. Ahí comenzó a darse sentido a una palabra, la sordidez, tan mal comprendida y peor asumida.

Los modernistas y otras especies afines convirtieron ese impulso romántico en una nueva moda gracias a su supuesta frivolidad -dichosos los superficiales, pues de ellos es el reino de la inteligencia- y revistieron de snobs reflexiones tan hirientes como la de ese espejo que devoraba a Dorian Gray, ese espejo- ese monstruo- que muchos de nosotros no vemos aun cuando sigue ahí detenido, justo delante de nuestras narices.

Monstruos como los que atormentan las conciencias de los personajes de Poe, cuyos mejores relatos siempre serán aquellos donde el mal tiene formas inciertas aunque reconocibles, de un corazón que estalla bajo el pavimento donde oculta su crimen o de un hombre que se persigue a sí mismo sin ser consciente de ello., este mes celebramos que uno de los clásicos del mejor terror se edita, al fin, en dvd. La edición es paupérrima, pero al menos permite disfrutar de tres mediometrajes absolutamente espléndidos en los que se adaptan tres inquietantes relatos de Poe. El mérito, en primer lugar, es la selección de los cuentos, mucho menos tópica de lo esperable. Y, sobre todo, reside en los directores y el elenco de cada cuento, con nombres como Louis Malle o Fellini detrás de las cámaras y Alain Delon o Terence Stamp (dos guapos entre los guapos) delante.

De los tres relatos, mi favorito -sin duda- es el protagonizado por Delon y dirigido por L. Malle. Su nombre, William Wilson; su tema, la dualidad de todo ser humano, la lucha eterna e invisible entre los instintos y la educación, la maldad y la bondad, la crueldad y la benevolencia. Ángel y demonio a un tiempo, el filme desgrana con cinismo, sensualidad y decadentismo la prosa poética de su relato original, traduciendo las palabras en lugar de limitarse a ilustrarlas, tal y como suelen hacer las malas adaptaciones literarias actuales. La película, lejos de ser una mímesis del texto, se convierte en una relectura inteligente y turbadora llena de instantes que son, en sí mismos, puro cine.

A mis alumnos quinceañeros, por cierto, les ha entusiasmado William Wilson a pesar de que al principio les parecía sospechosa la fecha de la película... Alguno incluso ha dicho que la película le daba más miedo que las de terror a las que está acostumbrado, porque eso de ver el mal tan de cerca le hacía sentir muy raro. El chico, por supuesto, se ha ganado un positivo instantáneo y, de paso, he anotado su nombre en mi cuaderno, no vaya a tratarse de un Wilson en potencia. Nunca se sabe.

Cuiden sus monstruos. Los míos, en días impares y bajo fianza (como la Zaldívar), salen a pasear.

16 comentarios:

SisterBoy dijo...

Vaya precisamente ayer en "Dias de cine" hablaron sobre esa pelicula y naturalmente me entraron unas ganas terribles de verla, en la imdb aparte de la historia de Delon aparece "Metzegerstein" y luego una que no identifico llamada "Toby Dammit" ¿qué relato es ese?

A propósito de Guillermo Wilson (yo llamo así a ese relato porque era el título de la edición donde lo lei por primera vez y le cogí cariño) sé que hay otra versión de dicho cuento filmada en 1913 llamada "El estudiante de Praga", tambien me gustaria verla

http://www.imdb.com/title/tt0003419/

Cinephilus dijo...

La versión que comentas es muy, muy curiosa... Yo confieso que no había leído ninguno de los tres relatos antes de ver la película y ahora, tras haberlo hecho unas cuantas veces, me he puesto a fondo con Poe, del que siempre me había quedado en los cuentos más conocidos.
Tanto por leer, querido Sisterboy... Y tantos capítulos de Prison Break por ver... Definitivamente, la Fnac y el emule sonla confirmación de que el ser humano necesita muchas más vidas :-)

SisterBoy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
SisterBoy dijo...

Leetelos todos si puedes, hay alguno más flojo que otro pero no tiene ninguno malo, e incluso tiene relatos humoristicas que además son graciosos :)

Leete también su única novela "Narración de Arthur Gordon Pym" que es muy bestia. Los poemas no te los recomiendo ya que no me gusta la poesia, ni la suya ni la de nadie

Ya me diras a que relato de Poe pertenece Toby Dammit.

Y como dijo cierto escritor, cuyo nombre no recuerdo, cuando estaba en su lecho de muerte

"Que pena morirse cuando me queda tanto por leer"

Besos :*

(el comentario suprimido era mio, habia cometido un error que dificultaba su comprensión)

MM dijo...

Hace tiempo ke descubrí ke los monstruos no son los demás; somos nosotros. Y de esa peli ni idea, oiga.

w. dijo...

Piangerai mettendo in scena l' ennesimo dramma
mentre le lacrime corrono sulle tue guance infuocate,
Eva
e giurerai su Dio e su tua madre di non aver colpa
mentre le lacrime corrono

C.C.
Uno de esos regalos que no pudo ser... pero que en algún lugar sí fue... las noches de tiemblos me lo siguen susurrando, entre las sombras inútiles y vacuas de los monstruos.

E.A.P. sí que creo monstruos de verdad, inquietantes y desvelando siempre oscuridades y espinas frías bajo la piel. No me extraña que a tus niños les guste, la buena literatura, el buen cine, no fallan. Sobre todo, si alguien es capaz de hacerlos transmitir, asimilar, sin prejuicios... Ay! si lodos los docentes fueran como tú.
Gros bisous.

Abad_de_Carfax dijo...

Dios, lo que me ha dado más terror es no ver asociados por primera vez en mucho tiempo los términos "estudiante quinceañero" y "amenaza de muerte" o "paliza" :S

Y el DVD promete muchísimo y no lo conocía, así que agradecido, emocionado :)

Reality Bit dijo...

De acuerdo con sisterboy con respecto a sus "Narraciones extraordinarias", son extraordinarias en todos los sentidos, de verdad. Sin embargo, no pude con "Narración de Arthur Gordon Pym", me aburrí muchísimo, supongo que tuvo que ver el momento que elegí para leerlo.
Por cierto, los monstruos más hermosos son los más inquietantes, como dices, precisamente porque nos hacen pensar en lo más oscuro de la gente normal y corriente. Siruela publicó hace unos meses una recopilación sobre los mejores relatos de vampiros, y es curioso que los más terroríficos son aquellos en los que sólo se intuye una extraña actitud en el personaje, porque provoca más horror la falta de información que saber qué pasa en realidad.
Enhorabuena, me ha enganchado el escrito del principio al fin.
Saluditos apretados

SisterBoy dijo...

Lei un articulo hace poco que decia que los principales problemas con los enfants terribles se daban en los colegios de gente muy rica y en los colegios de gente muy pobre. Como siempre la clase media ese balsamo que equilibra las cosas, bendita sea

Cinephilus dijo...

Tampoco es cuestión de pontificar ni de idealizar la situación, pero sí creo que la asociación de ideas instituto=violencia (tan ingeniosamente apuntada por nuestro abad) que los mass media se han empeñado en hacernos ver y creer como realidad única es una de esas deformaciones, también monstruosas, que generan inquietud social y morbo, pero que ni solucionan los problemas reales ni evitan otros.
Como bien dice, Sisterboy, nada como el término medio y el equilibrio...
Y sí, en cuanto a monstruos, los más bellos suelen ser los más inquietantes.
Por cierto, la colección de relatos de Siruela que recomienda Reality Bit es excepcional. Hacedle caso y no dejéis de leerla.

NaT dijo...

Tanto Prison Break, tanta Supermodelo y Poe sin investigar... no tienes remedio.
Qué raro que el que más te guste sea el protagonizado por Delon :P

Yo aún conservo en la retina un comic con unos tremendos dibujos (no sé quienes eran los artistas) de varios y conocidos relatos de Poe: el cuervo, la caída de la casa Usher, el corazón delator, el gato negro, el retrato ovalado, Eleonora... y me impactó.

Me encanta el terror, el psicológico, el sangriento, el doloroso, las películas de serie B, el gore. Pero como decís; a veces nuestros mayores terrores son de las cosas más cotidianas y no tiene por que haber sangre de por medio. Como dijo mi querido S.King si a un miedo no le das forma no lo podrás vencer ¿Qué forma tiene la angustia? ¿Cómo representamos la muerte? Son todo visiones impuestas por los que nos precedieron, pero no son las nuestas, esas que creamos y deformamos en nuestra mente y son las que realmente acaban dándonos más miedo, y que al no ser tangibles, seguirán asustándonos.

Y ante todo esto... tus monstruos de días impares, me dan más miedo que un corazón latiendo bajo el piso :D

Besos... no, hoy mejor mordiscos. Aunque Lestat parece más sensual y turbador, siempre he preferido a mi Drácula de toda la vida. Nadie como Lee y sus ojos rojos.

Disfruta del finde, intentaré pasear bajo las luces de la calle, no vaya a ser que nos encontremos en la oscuridad

Gunillo dijo...

Niño que bien escribes.
Los mediometrajes de Poe a los que te refieres no deben ser los que emitían hace años en La2 y en Canales Autonómicos.
Eran de los 60, con Vincent Price como malo malísimo, y una ambientación igual de mala (todas ellas con pestañas postizas y cardado ye-yé aunque estuvieran en el Toledo del s. XVIII creo).

3'14 dijo...

Habrá que ver esa peli.
Como siempre, me pierdo de placer entre tus líneas. El que sabe, sabe. Y ya hables de Supermodelos o Poe, siempre generas más ganas de seguir entrando para disfrutar de tus aportaciones.

El miedo, los monstruos, y los fantasmas personales son necesarios en su justa medida para, una vez combatidos y superados vernos más fuertes y darle sentido a esto que llamamos vida. A veces pienso que si todo fuera de "luz y de color" no sabríamos apreciarlo. (Al menos yo, soy así de capulla )

Vargtimen dijo...

Qué gran noticia que salga esta peli en DVD.
La vi hace un par de años en v.o. y "Toby Dammit" es genial. Da igual en qué relato de Poe esté basado porque es simplemente media hora de Fellini pasándose de la raya.
Yo, desde el principio con la llegada al aeropuerto, ya estaba con la boca abierta.

Mart-ini dijo...

Joder!

Como siempre, me lo apunto


Y como siempre, besos sin permiso ninguno

Mari dijo...

No hay peor moustruo que la cociencia de saber que tenemos ese maldito super Yo