10.11.06

Supermodelo 2006. Razones para un clásico

Por vuestros comentarios os conocerán.

Algo así es lo que habría dicho un ciber-mesías a sus apóstoles en el siglo XXI. Y es que, queridos co-blogueros, no ha dejado de sorprenderme vuestra habilidad para hablar de Supermodelos en un post que nada tenía que ver con tan trascendente asunto. De nuevo, habéis demostrado estar a la altura de las circunstancias reconociendo la importancia de uno de los eventos mediáticos más memorables de los últimos años.

¿Por qué? Entre otras miles, por estas razones:

Razón nº1
Porque hacía tiempo que no asistíamos a una presentadora tan lamentable como la irrepetible Judit Mascó, que ha llegado mucho más lejos que la mismísima Carmen Sevilla en sus años telecuponizados. Como ejemplo, una de las situaciones más ridículas de la gala final. Cuando solo quedaban dos finalistas en la pasarela y todos -público y jurado incluidos- estábamos al borde del infarto tras tres horas de programa, la inefable Judit mira a ambas finalistas y dice con voz solemne "Chicas, atendedme". Las finalistas se descomponen (el público también), seguras de que ha llegado su momento. Entonces algún regidor desesperado le hace un signo que no vemos y Judit las mira fríamente y añade "No, vosotras no." Giro de 180 grados. "Chicas" (mirando a las demás) "atendedme vosotras". Entretanto, como no ve el monitor donde debe seguir leyendo tiene que detenerse porque no es capaz de improvisar. En ese momento, si yo soy familiar de una de las chicas me levanto y la abofeteo, por llevarnos a todos a la taquicardia.

Razón nº2
Porque nunca se habían mostrado las bajezas de un reality con tanto estilo postizo ni habíamos comprobado la auténtica razón de que la moda española no venda fuera como la italiana o la francesa. Natural que no venda si lo mejor que diseñamos es lo que las pobres concursantes se ponían encima. Si hubieran desfilado con la colección de básicos de H&M habrían estado muchísimo más favorecidas.

Razón nº3
Porque el resultado ha sido tan injusto, tramposo y ridículo como cabe esperar en un espectáculo así. Ha ganado alguien que no se lo merecía y que, encima, cumple el cliché-Livin' a celebration, es decir, chica humilde, insegura (etc, etc, etc) que quiere ser cenicienta. El príncipe, por si acaso, que empiece a correr, porque con la boca tamaño buzón de la ganadora, como le dé el beso se lo come con rana encantada incluida.

Razón nº4
Porque hemos comprobado que las víboras de verdad aparecen a la tierna edad de la adolescencia, como demostraba la crueldad de algunas de las concursantes, capaces de todo con tal de hacer acoso y derribo a sus compañeras. Y, además, no hemos tenido que soportar el feísmo ni el caos de GH ni tampoco los berridos de OT para disfrutar con esos tiernos momentos de convivencia femenina.

Razón nº5
Porque es un programa misógino, machista y superficial que nadie ha criticado y que hasta los medios progres han valorado como un canto al aprendizaje y la superación. Porque demuestra, de esta manera, que los progres cuando nos ponemos idiotas somos de lo más tonto y que, en el fondo, no sabemos lo que defendemos ni por qué. Salvo la razón argumental (la trama de Supermodelos ha sido la más movida y folletinesca de todos los realities de la temporada), no hay ninguna otra que haga este programa más higiénico mentalmente que OT o GH y, sin embargo, la biempensante Cuatro -algo cansina en su afán de hacer televisión de qualité- lo ha convertido en uno de sus mayores éxitos de producción propia.

Razón nº6
Porque desde los tiempos en que Rafaella Carrá llamaba por teléfono a espectadores incautos que jugábamos como adictos a su Si fuera, no asistíamos a un festival lingüístico donde se dieran tantas patadas al español y a su diccionario. Un profesor francés que no pronuncia bien un solo fonema y que inventa sustantivos mazagatianos. Un profesor italiano que no es capaz de organizar sintácticamente una sola oración y al que se le entendería mucho mejor si hablara directamente en ruso. Y una presentadora española que no sabe hacer pausas cuando le ponen un punto en el monitor y dice frases como la siguiente (extraída también de la final):
"Hemos visto a las modelos en el aire dentro. [Pausa] Del agua. [Pausa, cara de no haber entendido lo que ha dicho y mirada a cámara rogando que el regidor la ayude] Perdón. [Suponemos que alguien la ayuda. Proponemos a ese regidor a ser nombrado mártir santo del año. Ella respira y coge fuerzas para seguir hablando] Hemos visto a las modelos en el aire. [Pausa] Dentro del agua. [Suspiro de alivio]".

Razón nº7
Porque no hemos encontrado un profesor más ridículo que Jimmy, esa especie de conguito hipermusculado que dice ser monitor de gimnasia y que parece sacado de los enanos cachas que curraban de albañiles en Esta casa es una ruina. Lo mejor fue su numerito del baile en la pasarela de la final (sabiamente comentado por nuestro siempre idolatrado Vargtimen) y que demuestra que la vergüenza ajena puede sentirse hasta límites de auténtico estremecimiento. Yo aún no me he repuesto de la impresión.

Razón nº8
Porque pocos programas recientes han dado escenas tan bochornosas como la del profe gay que morrea a su alumna en un acto que ningún psicólogo sería capaz de interpretar o la de un presentador buenorro (Aitor Trigo) haciéndose fotos con unas modelos que, tras la sesión, afirman haberse dado cuenta de que el pobre acosado se había enamorado de ellas con tan solo mirarlas.

Razón nº9
Porque hasta la fecha no se ha conocido una profesora de estilismo con menos estilo que la que participa en ese programa, incapaz de usar un escote que no permita que le veamos las tetas caer hasta el mismísimo ombligo o de ponerse algo ligeramente menos ceñido donde no seamos capaces contar hasta el último gramo de abundante piel con la que nos deleita noche tras noche. El momento en que regañaba a las modelos por no ser elegantes mientras ella iba vestida con tutú, botas militares negras y top de lentejuelas es un clásico inmediato de incogruencia y/humor absurdo.

Razón nº10
Porque estamos enamorados de Yasmín, de su frialdad, de su teatralidad, de su capacidad de manipulación, de su estilo radicalmente personal, de sus orejas despegadas, de su fotogenia salvaje y de su inmerecida derrota (¿por qué siempre ganan las pánfilas?) tras haber sido la única mala oficial frente a otras malas fariseicas e hipócritas como la aburridísima Elisabeth, esa típica chismosa que todos hemos padecido alguna vez y que, pese a tener un cuerpo escultural, merecía su expulsión por aburrida, petarda y premarujil.

Razón nº11
Porque, además, en la final descubrimos algo que no sabíamos. La auténtica supermodelo, la auténtica belleza, la sensualidad ganadora virtual del programa no estaba entre las chicas... ¡sino entre sus padres! Y es que, definitivamente, la supermodelo 2006 es... el padre de Yasmín. Si alguien tiene su teléfono que lo haga saber para que nos pongamos en contacto con semejante ejemplar para mostrarle nuestra más profunda adhesión (esto último puede y debe interpretarse como se quiera y/o prefiera).

Por todo ello, confiamos en que haya más ediciones de este nuevo subproducto televisivo que tanto ha alegrado nuestras morbosas mentes cada noche de miércoles. Yo, mientras tanto, iré practicando con la pasarela. Por si acaso...

16 comentarios:

Gunillo dijo...

Bueno, bueno, bueno.
Mi más sincera enhorabuena por esta tesis sobre Supermodelos.

Judith era en efecto, bastante "palo" ante la cámara. Además, tildarla de TopModel me parece irrisorio, puesto que sus trabajos internacionales se limitan a la archifamosa y mil veces comentada portada de "Sport Ilustrated" y absulatamente nada más.

En cuanto a la elección de la modelo, qué quieres que te diga. Mi favorita sin duda, Elizabeth. aunque teniendo en cuenta que medía 1, 72 cm...no sé. Tampoco parecía la idónea.
La cateta que han elegido, no sabe desfilar; eso ante todo. Y luego, que apenas sepa hablar... ya es otro tema.

La presencia del coreografo mariquita y su alter ego masculino, o sea la Antonia dell´Atte, me parece un elemento folclórico mediático: siempre hace muy bien a cualquier programa televisivo la presencia de un italiano chapurreando españolo; nos hace mucha gracia y es susceptible de ser imitado y dar popularidad a dicho programa.

El resto de los profes, (con la estilista de Benidorm a la cabeza)eran otro elenco de esperpentos para deleite de seguidores y detractores.

Sea como sea, yo me enganché!!

A ver cómo se las apaña la catetina de Maria José por el panorama internacional.

SisterBoy dijo...

Cinephilus efectivamente puedes ir ensayando porque me ha dicho un pajarito que se prepara un nuevo programa pero con "Supermodelos" masculinos.

Vaya después de leer esta crónico vuelvo a arrepentirme de haber abandonado este reality por una nueva edición de GH que presiento será la última.

Vargtimen dijo...

Sisterboy, no creo que sea la última, pero dificilmente habrá otra más aburrida que esta.

Yo también quería que ganara Yasmin. Me fascinó su réplica a la crítica de que no daba la imagen de típica mujer española:

"En España también hay muchas rubias.........y que no son de bote"

Y los profesores, impagables. Después de ver el resumen que hicieron en la final me dio rabia no haberme enganchado antes al concurso.

¿"Supermodelo" versión masculina?
Los tíos no somos ni la mitad de víboras y bicharracos que ellas. En vez de insultarse sibilinamente y tirarse los trastos con cortesía, acabarán siendo todos coleguitas y será un coñazo.

O eso, o se lían la mitad entre ellos.

Cinephilus dijo...

Gran noticia ese futuro Supermodelos masculino... Teniendo en cuenta la alta probabilidad de ingreso de concursantes gays, podemos asegurar un elevado grado de diversión y morbo, porque nosotros puestos a ser malos, tampoco nos quedamos atrás... Además, a mí la perspectiva de verles pasearse sin camiseta durante 90 días con o sin la Mascó me resulta de lo más estimulante...
(Nota: Si alguna de las anteriores frases resulta incoherente, téngase en cuenta que escribo con una importante resaca)

SisterBoy dijo...

La resaca contrariamente a lo que la gente piensa proporciona una clarividencia y una lucidez sorprendentes, luego estan el dolor de cabeza y las nauseas claro pero ¿quien dijo que la clarividencia fuera algo fácil?

Anónimo dijo...

Pues sí, nosostros también éramos de Yasmín o en su defecto de Maytelagótica (muy en su defecto, la verdad). Y bueno, basta de reivindicar a la mosquita muerta acomplejadilla esa de Elizabeth, por favor, diría que en mi vida he visto una tía tan trepa si no fuera por las he visto y padecido, en serio, no os fieis, es una elementa de cuidado. Yasmín simplemente iba más de cara.
Por supuesto, discrepo totalmente de lo de que los modelis chicos no se dan puñaladas (

Ya veis, yo es que solo escribo para pronunciarme sobre temas trascendentes

Anónimo dijo...

Se me ha ido el post. Pues eso, que discrepo y besos


Sinclair

Cinephilus dijo...

Mi querida Sinclair, siempre tan genial ;-) Ese es uno de los motivos por los que tus fans te adoramos

3'14 dijo...

Pues yo debo de ser la persona más aburrida del mundo en este momento.. porque me repugna este programa, porque no soy capaz de mirarlo desde la distancia, aunque sea para criticarlo. Pero es que hasta hacer "contrapublicidad" me parece igual de coñazo que ser el fan número uno de él.
Ains.. cada día me vuelvo más autista... ¿Existirá algún tratamiento para recuperar la petardería para una convivencia social en condiciones? ;)

Reality Bit dijo...

Vayamos por partes, como decía Jack el Destripador:

-La ganadora no es la mejor modelo porque votaba el público, y evidentemente el público sabe de pasarelas y de modelos lo que yo, es decir, poca cosa. Gana la más vivaracha, en el peor sentido de la palabra; la más costumbrista y tirá pa'lante, también en el peor sentido, y no la mejor. Yasmín era la mejor modelo, y seguramente el futuro lo dirá: la veremos más que a la otra. Pero eso pasa en OT, no gana el mejor, sino el más pinturero y cercano, y luego se come los mocos: no voy a dar ejemplos porque todos los sabemos.

-Seguro que Aitor Trigos se enamoró de las modelos. Se enamoró platónicamente, no creo que fuera algo explícito... A menos que sus paseos y escarceos por Chueca (de los que he sido espectador) sean parte de su campaña promocional...

-Totalmente de acuerdo con la falta de glamour de la profesora de estilismo. Recuerdo una escena en la que le decía a una chica: "Oye, por qué te empeñas en vestir como una señora de 40 años cuando tienes 20 y tienes que lucir tus encantos?" Todo esto lo decía con un collar de pinchos y un tutú en plan bailarina del Ballet de San Pettersburgo, pero con sobrepeso. Y nosotros decíamos en casa: "Y tú por qué te empeñas en vestir como una jovencita de 20 años, cuando tienes 120 y lo que llevas puesto te hace parecer una fulana y no una profesora de estilismo?"

Por cierto, genial el post, se nota que me ha gustado, no?

Pues eso. Saluditos apretados

MM dijo...

Menudo disgustazo con ke no ganara Mayte, de verdad, aunke antes de ke ganara la elfo malísima, mejor MariaJoze. El miercoles hicimos cena común pa ver el programa y lo ke nos reímos con los resumenes no está escrito.
Y creo ke te ha faltado un punto ke añadir; la realización; menudo cutrerío ( sobre todo el último programa), hasta Valerio Lazarov en sus años jovenes de becario lo hubiese hecho mejor.
Keremos supermodelos masculinos YA!

Gunillo dijo...

MM, te refieres a Mayte, la hermana gemela secreta de Pedro Marín?!?!
Noooooo!
Cómo iba a ganar esa moza bizca, contrahecha y microcéfala?!?!

MM dijo...

Menuda infamia! Exijo baneo ya!

Cinephilus dijo...

Niños... guarden la compostura. Que este es un blog decente ;-P

Anónimo dijo...

"¡¡No!! ¡¡¡Dime que no es verdaddddddd!!! ¡Te han corrrtado el pelo, no el cereeebro!" (léase con acento itañol)

Este inquilino no pudo ver la final :-( porque anduvo felizmente secuestrado (no teman, mi síndrome de Estocolmo es total) y carece de vídeo en su ático. De todas formas, visto lo visto, cualquier cosa se sigue mejor por la blogosfera que en directo.
PD. No sé dónde hay más brujas: si en Supermodelo o en ciertos blogueríos :-P

Abad_de_Carfax dijo...

Me perdí el inicio del 'pograma', así que no conseguí habituar a mi cuerpo ni a mi mente a enchufar la tele el miércoles por la noche. Así que he tenido que seguirlo en diferido y por comentarios ajenos y tal... y lamento profundamente habérmelo perdido. Menos mal que vi la final, que quieras que no, como resumencillo da el pego.

Aunque no sé yo... el video de mejores momentos fue acaparado por la Negrete y su trauma postpeluquería y por dos tropiezos así en plan Videos de Primera...

Y mucho mejor la cateta que ha ganado que la repelenta de la representante de Francia. A mí me sale una hija así y la ahogo con la almohada o algo :S