27.1.07

Cómo hablar

La culpa la tuvo aquel CD. El primero de todos los que vendrían mucho después. Una selección de ese pop comercial que solo después conseguí sofisticar y que, lo confieso, aún sigue siendo parte de mi biografía. Y de mi discoteca. Era mi primer piso. Y una cena aún peor de las que preparo ahora, porque cuando empecé -quizá muy joven- a ser yo solo en aquel lugar tenía menos idea de la poca que tengo ahora de cómo sobrevivir en esos menesteres domésticos -la supervivencia- que tan mal se me dan.

Las canciones se seguían con un discurso contundente y monótono. Siempre la misma idea. Una idea que me daba miedo expresar de otra forma. Porque el lenguaje -qué contradicción- me falla en mitad de toda trascendencia. Se me queda tan corto...

Y vino esta canción. Ese resumen de mi incompetencia. Ese instante de silencio. Esa mirada tuya confesando que habías entendido bien el mensaje que con tanta torpeza quería comunicarte. Y, quizá porque el pop es machacón y repetitivo, no pudiste dejar de preguntarme.

¿Hay algo que estás intentando decirme?

Eso fue todo cuanto me preguntaste. La respuesta seguro que te suena. No tienes más que pulsar el play con la suavidad -con la destreza- con la que aguardo -hoy que tampoco tengo palabras, hoy que el lenguaje está hecho jirones- a que pulses mi -tu, nuestra- piel.


9 comentarios:

coxis dijo...

cuántas letras de canciones expresan nuestros sentimientos... cuántas canciones pertenecen a la banda sonora de nuestras vidas...
qué duro se hace volverlas a escuchar en algunos momentos...
qué emotivo se hace volverlas a escuchar en otros momentos...
Un beso, guapetón

andrés dijo...

está usted en vena.

pulso el play (el mío, pero por su culpa) y el video es en super 8, el suelo está plagado de vasos de plástico y risitas nerviosas flotan en el ambiente.

besos

Cinephilus dijo...

cada uno, como decís, tenemos nuestro play... y aunque a veces duelan, no deja de ser la tecla más especial -mas necesaria- del mando a distancia
besos, guapetones ;-)

Vargtimen dijo...

Amaral me parecen de lo mejorcito que tenemos aquí en España. Y de todas sus canciones mi preferida es precisamente esta. Siempre me gustó aquello de "Nos dijimos adiós, pasaron los años, volvimos a vernos una noche de sábado. Otro país, otra ciudad, otra vida, pero la misma mirada felina". Creo que era así.

También le tengo un cariño especial a aquella canción de Nicolas Cage en Leaving Las Vegas, porque alguien a quien quiero mucho se pasaba el día cantándola y aún lo hace de vez en cuando.

Dios quiera que mis seres queridos nunca se vuelvan fans de La Oreja de Van Gogh.

inquilino dijo...

Alguien me dijo cierta vez que las toscas letras de ese pop comercial tienen mucho que ver con los poemillas de lírica tradicional popular que tanto se estudian hoy en día. Pues eso.

De todas formas, conexiones vitales con el pop comercial aparte, Amaral es de lo mejorcito de ese conglomerado de grupos facilones que nos asaltan desde cada esquina.

Mart-ini dijo...

Te podría contar mil cosas que me han ocurrido con esta canción... tengo un montón de momentos guardadítos, preciosos todos ellos...

Ains... me has echo recordar...

"... como hablar, si cada parte de mi mente es tuya..."

Besos, con tu permiso

Arual dijo...

Bueno Cinephilus di que esta semana he tenido la lágrima bastante suelta, pero lo que me has emocionado con tus dos últimos posts no te lo puedes imaginar. Amaral es de lo mejor del panorama musical "desolador" nacional, y además son mañicos, doble razón para amarlos, esta canción me gusta muchísimo pero para mí el play más demoledor lo daría con "Estrella de mar", ese "tú y yo, tú y yo, abrazados, tú y yo" es la banda sonora del momento más especial de mi vida, el día en que me casé con ese maravilloso hombre que cada noche me abraza.... no te digo más!!!

Fidelio dijo...

Querido Cinephilus, allá va otra cita mainstream que, dicho sea de paso, me sorprendió en el coche mientras oía Europa FM. El autor es Alejandro Sanz y la canción es el primer single de su nuevo disco: " ... no hay más miedo que que sientes cuando ya no sientes más ..." Por otra parte comentar que, cuando eramos más jóvenes, usamos muy a menudo como forma de comunicación aquello de "te grabo una cinta con las canciones que me gustan ..." ... era, parafraseando a Nietzche, Comunicación Verbal, demasiado verbal ...

3'14 dijo...

¿Qué sería de nuestras historias sin banda sonora?
Algo así como acariciar con los guantes puestos.

Besos, guapo.