2.2.07

Goyas 2006: lo más... de lo menos

Por falta de tiempo no ha sido posible incluir antes una breve sinopsis de lo que fue la gala (por llamarla de alguna manera) de los Goya de este año. Como el tiempo sigue sin sobrar al cronista que ejecuta -como puede y en tiempo récord- estas líneas, nos limitaremos a un sucinto esquema basado en superlativos, hipérboles y otras muestras de exageración y partidismo. En mi caso, he de confesar que lo mejor del evento se resume en el regazo y la espalda en la que me recliné durante toda la gala... y en el hecho de haberla compartido con él... Y pasando al espectáculo (de nuevo, nótese el eufefismo) en sí hay bastante que comentar...

- Lo más macarra... la cantante Bebe con su videocámara y su discurso balbuceante de quinceañera de instituto. Lamentable imagen, la verdad, la que ofreció al recoger su premio. Ni siquiera la Coixet estuvo tan ridícula el año pasado.

- Lo más hortera... el presentador, sin duda. Definitivamente, ya que no somos capaces de mostrar un mínimo de elegancia, decidimos optar por subrayar el feísmo. Como el feísmo tampoco era original ni divertido, consiguió que todo fuera simplemente eso: feo.

- Lo más casposo... el decorado, sacado de los desvanes de RTVE o de algún capítulo gótico de Historias para no dormir. Los cortinajes de película de vampiros de serie B y la cutrísima disposición del escenario eran más propios de un centro cultural de barrio que de una gala del cine español.

- Lo más vulgar... el supuesto humor del presentador, incapaz de hacer chistes no escatológicos y nulo a la hora de mostrar un mínimo de incorrección política que no fuera obvia. Imposible esbozar una sonrisa ante tanta zafiedad.

- Lo más piojil... el ganador a no sé qué categoría rascándose la melena mientras daba las gracias. Me imagino a Helen Mirren haciendo lo propio cuando recoja su próximo Oscar.

- Lo más repeinado... Vigo Mortensen, al que su estilista engañó diciéndole que le favorecían esos litros industriales de gomina y ese look de escolar aplicado. ¿Dónde quedó su lado salvaje? ¿Y por qué las cámaras casi nunca lo enfocaron?

- Lo más evidente... El cabreo de Agustín Díaz Yanes, al que solo le faltó poner la zancadilla a los ganadores que sí recogían premios mientras su película se conformaba con un solemene vacío.

- Lo más intrigante... El porqué de un homenaje público a un personaje tan célebre como ¿¿¿Teddy Villalba??? No dudamos de su aportación al cine español, pero desde aquí proponemos que la gala de los Goya continúe premiando gente desconocida para que los espectadores vayamos tranquilamente al baño, mientras dan un homenaje al mejor cámara, o al mejor tramoyista o a la mejor maquilladora.

- Lo más pueril... El discurso ridículo, infantil y patético de la nueva presidenta de la Academia, que demostró que aquel monólogo que escribió para El principio de Arquímedes (donde la protagonista decía "Soy una naranja, soy una naranja"), no fue un desliz. No, está claro que la chica escribe esas solemnes tonterías con plena conciencia de su labor y ánimo altamente exhibicionista. Su discurso, vacuo e incoherente, se alimentó de una metáfora digna de un libro de Primaria y, para colmo, fue jalonado con interesantes alocuciones del tipo ¡Cáspita!, que nos hicieron añorar con intensidad el antaño y a la Paredes.

- Lo más desconcertante... Estrella Morente intentando cantar con un cuadro flamenco estupendo mientras la gente dudaba entre aplaudir a los nombres de los cineastas fallecidos o escuchar su interpretación. La gala, musicalmente nula, fue desastrosa.

- Lo más breve... Las escenas -de dos o tres microsegundos- de cada película que se proyectaban en los pertinentes vídeos. Fue la gala del cine donde menos cine se vio.

- Lo más colocado... Najwa Nimri que, además de susurrante e insípida como de costumbre, parecía sacada de una campaña de di no a las drogas, para no najwagilizarte.

- Lo más triste... La apatía y abulia de todos y cada uno de los presentadores, incapaces de hacernos creer que esto del cine tiene algo de encanto y de magia. Consiguieron ser tan aburridos como una película de Kiarostami.

- Lo más misógino... El humor de brocha gorda (besos y babosería incluida) del presentador. En el fondo, lo políticamente incorrecto en estos comicastros sirve para sacar todo el machismo y la vertiene estesopajariana que llevan dentro. Es lo bueno de la deconstrucción, que permite camuflar ese arrebato ancestral de pretendida modernidad.

- Lo más out... El look de casi todos los hombres que pasaron por ese escenario, incapaces de elegir un modelo adecuado y, mucho menos, de combinar tejidos o colores.

- Lo más bochornoso... El coro de amiguetes del presentador haciendo el remake cinéfilo del programa de Buenafuente en una gala que debía ser de cine y no de cutre-tv.

- Lo más flagrante... La ausencia de nominaciones para La noche de los girasoles (tan solo una a mejor dirección novel) y la no nominación de Azuloscurocasinegro a mejor película.

- Lo más prescindible... La gala en su conjunto. El año que viene, mejor que den los premios en secreto. Así nos ahorramos tanta caspa. Incluida la Coixet.

9 comentarios:

inquilino dijo...

Y el año que viene, ahí seguiremos todos, pegaditos a la pantalla para luego poder criticar de lo lindo :-P ¡¡Qué sería de nosotros sin estas cutre-galas!! :-)

SisterBoy dijo...

Aunque este año se notó menos que en anteriores ediciones a mí también me fastidia el ombliguismo del mundo del cine materializado en el premio al tal Teddy Villalba que es un completo desconocido para todo aquel que no esté en el mundillo. Me pareció un error.

De todos modos la gala me pareció mejor que la de otros años. O al menos más entretenida.

Max dijo...

As always me he matado de risa con tu sinopsis de un evento que, según lo que cuentas (lamentablemente no lo pasaron por E! Entertainment Televisión, así que no lo he visto), fue planeado sin sinapsis. Finalmente es interesante notar cómo, a pesar de ser una premiación de cine español, el evento está influido eminentemente por John Waters.
Kisses

Vargtimen dijo...

¿Cómo te has podido olvidar al nombrar "Lo más colgado" de Ray Loriga, que parecía que se iba a chutar ahí mismo encima del escenario?

No me cae bien Corbacho y algunos de sus videos (como la parodia de Volver) fueron dignos de Los Morancos. ´
Eso sí, la imitación de la Coixet fue lo mejor de la gala.

Arual dijo...

Yo me quedo con lo mejor para ti del evento "el regazo y la espalda en el que me recliné durante todo el evento"... jops!!!
Me seco la lagrimilla suelta y ahora te digo algo similar a lo que ya comenté en el blog de Pi. Estamos a años luz de promocionar bien nuestro cine. Y me temo que no vamos a aprender... Cutre-show es una definición perfecta de lo poco que vi, que fueron pedazos simplemente. En fin menos mal que siempre nos queda el glamour de los OSCAR que confieso sí ver levantándome de madrugada aposta.
Buen fin de semana Cinephilus!!!

andrés dijo...

yo ya me lo olía, así que en vez de sentarme en la silla me senté directamente en el suelo a leer el post. No vi la gala, pero me he muerto de risa con ella...

3'14 dijo...

¡Impresionante análisis!
Como Vargtimen te puntualizo una categoría que has "olvidado" (supongo que deliberadamente, para no dar más publicidad), lo más patéticolameculos: Hacer de la supuesta noche del cine español, la noche de Pe. Que vale, que de acuerdo, que me alegro por su nominación aal óscar (es lo que se dice en esto casos cuando te importa realmente una mierda), pero parece que, para ser venerado, halagado e idolatrado en este país te tienen que valorar en otros... como si no hubieran actrices mucho mejores que la Cruz que nos ha caído. Y no es envidia, para las mentes malpensantes. Otras más grandes, divas y mujeres con verdadera clase que pueden decir sin perder la compostura ante las cámaras de unos increpantes periodistas: sois como las caquitas de los perros que te las encuentras por todas partes (dirigiéndose a supuestos profesionales de la información)Se van al país vecino y son repudiadas. Yo propongo un nuevo lema: Salvemos el cine de verdad.

Besos guapo! Y se te "perdona" la tardanza del post, siempre merece la pena esperar cuando lo leído vale la pena :))

Cinephilus dijo...

Eso, Pi, salvemos al cine de verdad. ¡Qué razón tienes!

mariadel dijo...

Estoy haciendo un recorrido de blogs sobre comentarios de la "gala" cuanto mas leo de lo casposa y mala que ha sido, mas me duele el no haberla visto.
Me parto con las descripciones