8.5.07

Eurovision days

Cuando Sakis Rouvas (ver foto ilustrativa justo sobre estas líneas) no presenta Eurovisión, el certamen pierde un 99% de su interés. El ex-gimnasta también llegó a cantar (es un decir) una célebre canción que, si no recuerdo mal, mon cher Dave, ma cherie Eva y otros tantos locos como yo vimos unas 456 veces repetidas en el dvd durante la misma velada. Después se nos pasó la obsesión y conseguimos no engancharnos a Misión Eurovisión, lo que no fue difícil gracias a la insulsez de las canciones (ni siquiera eran horteras, tan solo simplemente vulgares) y la sosería de Paula Vázquez, que cuando no presenta en bikini, también pierde bastante.
Este año, para no perder las costumbres, los griegos insisten en su desfile de kurós, solo que en esta ocasión apuestan por un tal Sarbel, modelo quasi-buenorro jovencito a medio hacer entre el yogur desnatado y la cuajada de barrio (de nuevo, la imagen acompaña estas siempre imprescindibles palabras), con una estética que de puro plumífera mata cualquier intento de seducción y/o arrebato sexual. El chico se mueve con la sensualidad entendida a lo Chayanne, es decir, grandes giros sobre sí mismo y caderazos mezcla del taekwondo y el merengue, pero aporta algo de testosterona al que promete ser el festival más aburrido de los últimos años.

En el caso de España, presentamos una joya musical llamada Nash y, por problemas legales, rebautizada D'Nash en un alarde de creatividad de los dueños de la franquicia. La canción, con el poético título I love U, mi vida (estribillo: I love U mi vida, i-e-o, i-e-o), ha sido compuesta (warning: ironía) por Rebeca, aquella musa de la canción higiénica de los 90: y peino mi pelo, y pinto mi cara, me baño en la noche, me pierdo en la playa... Dudo sobre la corrección de la cita de semejante poesía, pero creo recordar que acumulaba unos cuantos verbos similares en su inolvidable estribillo, rematado con aquel duro de pelar, duro de pelar, yo siempre en casa, loca por amar que, amén de su misoginia recalcitrante, marcó -para mal- tantas tiernas generaciones de adolescentes. Y hoy, treintañeros ya los adolescentes duros de pelar de aquel entonces, asistimos al derrumbe del folklomito en carnes pantojiles, al infantimiento de nuevos bebés que vivirán del cuento de reyes y reinas igual que sus borbónicos ancestros y a la ruina del euromito en los tintes rubios d'nasheros, gracias a estos cuatro pipiolos que tratan de ser ídolos de crías adolescentes a las que, una vez más, se les vende un producto no apto para su consumo... Es curioso que todos estos cantantes raquíticos de talento -en cuanto a sus espaldas, suelen estar mejor- se conviertan en producto para adolescentes incautas que todavían no identifican los pertinentes armarios de cada uno de ellos. En este sentido, nada mejor que un destape a lo Daniel Zueras: cutre -no quiero enamorarmeeeee, quiero estar dentro de ti- pero sincero.

Entre los ex-ídolos para adolescentes de cuarto oscuro, vaya hoy nuestro homenaje para el igualmente eurovisivo Raúl. Sí, sí, aquel de hace tanto que sueño su boca que la vida se me ha vuelto loca... Tras semejante pareado -su calado aún espera la aportación investigadora de algún filólogo aburrido-, la joven superstar sacó una colección en fascículos titulada Los secretos de Raúl... En la colección, que comenzaba con el regalo de un neceser rosa para sus fans..., se omitió -suponemos- el mejor secreto de todos -presente la semana pasada a horas intempestivas en el siempre intempestivo Polana-, que tal vez hubiera relanzado su ya extinta carrera. Y es que los gays, puestos a relanzar carreras, somos únicos. Con tal de subirse a nuestro carro-pride, relanzamos al primero que se nos pase por delante. Obviamente, con tanto disco gay, peli gay, libro gay y demás, no damos abasto para la cultura de verdad, porque desentrañar textos como las letras como las que Marta Sánchez ha escrito para su último disco nos roba mucho tiempo... Menos mal que Carlos Jean ha mezclado la música intentando sepultar las palabras, para que no podamos identificar las miss-sanchezadas que se le pasan a nuestra madonna de chamberí por la cabeza...

Semana, desde luego, apretada en lo cultural. Incluyendo el estreno de la intriga made in Antena 3, Círculo rojo, donde los autores de la tramposa Motivos personales se plagian a sí mismos y nos dan nuevos motivos -personales, impersonales y motivos a secas- para adorar el emule y las series norteamericanas... Sobre todo ahora que la tercera temporada de Desperate Housewives prescinde de la intriga innecesaria y se sumerge de lleno en la alta comedia (estupendos episodios del 16 en adelante) o que House sigue profundizando en sus personajes protagonistas... Incluso el caos de Lost y su más que decepcionante capítulo 3x18 (el personaje de Julliet dando tumbos, la paracaidista apareciendo sin motivo, Desmond estropeando cada plano en el que aparace...) sigue enganchándonos más allá de cualquier subproducto made in Spain. Y eso a pesar del cansancio que me provocan ya sus tramas, sus giros de guión cada día más esperables, la reiteración de algunos personajes y la manera en que van desdibujando algunos de los más interesantes, como Locke o Sawyer. Por no hablar de que tanto Jake como Sawyer están cada día más cebados y menos atractivos, convirtiendo al coreano en el mejor cuerpo -actual- de toda la serie.
Por eso y sin ningún motivo aparente más allá de nuestro deseo de ser erráticos y aculturales, esta vez cerramos post con el nuevo mito erótico-festivo-nacional: Darius/Darek. Personaje de nombre tan dudoso como su talento haciendo monólogos. Pero, ¿quién quiere oírlo hablar? Sus dos portadas de este mes (en Man -ver arriba, allá donde los abdominales se ganan su nombre- y Men's Health, ya saben, dos heteromagazines que duplican sus ventas cuando sacan portadas filogays) le hacen merecedor de este hueco en nuestros corazones. Si alguien estaba pensando en abrir otro tipo de huecos, eso ya es cosa suya...

7 comentarios:

Arual dijo...

Estimado Cinephilus estoy contigo en mi afición a las series made in USA y mi desafición a la ficción española televisiva como bien dejo patente habitualmente en mis posts, y bendigo a la mula por encima de todas las cosas, amén!!!

Anónimo dijo...

Estupendo, por fin un post eurovisivo que de los que suben mucho mucho la moral:
De acuerdo total con lo de Nash, por cierto, priceless la entrevista que les realizó la Tárrega más colocada que jamas se haya visto en Telemadrid. Y es que ya se sabe, Espejo de...
A House le estoy abandonando por el Liverpool de Xavi Alonso que juega los martes a la vez. Estoy segura de que te gustaría hasta a ti mi querido Cinephilus.
Muchos besos y ganas de verte

Sinclair (en su versión mejorada)

Cinephilus dijo...

eso, eso, arual, hagamos apología del santo burrito descargador :-)

tomo nota de tu consejo, my dear Sinclair... me conoces bien y seguro que me ese Liverpool merece la pena ser visto si te ha distanciado de tu otrora admirado House ;-) en cuanto a la entrevista de la tárrega, necesito ese vídeo yaaaaa!!! yo también estoy deseando verte... besitos

Queer Enquirer dijo...

No estoy de acuerdo contigo. Este año Eurovisión se presenta mucho más gay que el año pasado, donde faltó pluma. Por cierto, que este sábado, al mismo tiempo que se celebra el dichoso festival, en estas islas estará actuando la divina-del-coño Dana Internacional en el Gay Pride de Maspalomas.
Desconocía que Rebeca es la autora de la letra de D'Nash. Menos mal que siempre aportas algo de cultura en mi vida.
Besos anales :**

Vargtimen dijo...

En Mujeres Desesperadas voy por el 10 y la verdad es que esta 3ª temporada es divertidísima.

A Sakis Rouvas lo recuerdo destrozando el "Blower's Daughter" de Damien Rice y contoneandose con una camiseta sin mangas tres tallas más pequeña que él (presumiblemente perteneciente a su sobrina de 14 años) mientras enseñaba ombligo cual Melody griega en un video de Eurovision.

Maria Del dijo...

Tienes razón, está noche veremos a muchos idolos de adolescentes, pero no olvides que hoy en día los ídolos eurovisivos tienen fecha de caducidad, y muy corta.
Al menos ukrania no sale del armario porque ya lo ha hecho.

Gunillo dijo...

Admiro a la Obregón; ya desde el programa de Hormigas Blancas (que refresca mi memoria de couché cada Martes) volví a darme cuenta de que es un personaje imprescindible de nuestra memoria colectiva.
Y ahora, desde que se ha sacado a este chulazo de la manga, no tengo más que admitir que Anita ha sido, es y será lo más de lo más!!