8.5.07

Rechazo frontal

No a la condescencia con hechos religiosos misóginos, violentos, homófobos, asesinos y brutales.

No a la confusión de la tolerancia de la fe -que cada cual crea lo que quiera y lo que le parezca- con la castración de los derechos fundamentales. No a la modernidad malentendida de defender ritos que perpetúan la mutilación de la libertad de las mujeres, de los hombres, de todos los que se ven sometidos a religiones que les humillan, ya sea instituciones que resucitan el infierno y el miedo -como el actual y temible Ratzinger, portavoz de los tiempos de la más oscura inquisición- ya sean formas bárbaras de inconcebible crueldad como las de las sectas islámicas más ortodoxas.

Y no a la utilización morbosa de imágenes tan crueles como la lapidación en Irak de una joven de 17 años que hoy hemos visto una y otra vez en todos los canales, programas y noticiarios. Hay que informar y denunciar, pero no se debe exhibir un acto tan inhumano, tan animal, tan absolutamente detestable como si se tratara de una snuff movie. No querían informar, querían ganar espectadores deseosos de escandalizarse, de rasgarse las vestiduras mientras asistían impertérritos a unas imágenes que, habituados a tanta violencia audiovisual, ya ni siquiera nos conmocionan. Unas imágenes que le dan la razón a Hobbes -clarividente Hobbes- y que me hacen envidiar las medidas de la sí avanzada Francia, donde se prohíben velos y demás castraciones de la identidad femenina en sus centros educativos, por ejemplo, donde se cree que la integración no es permitir la discriminación oficial de ciertas religiones, sino abolir las diferencias y apostar por intentar la convivencia, aunque sea difícil y complejo.

Y en nuestro país, nuestro religioso católico y ultramontano país, dos mujeres más han muerto este fin de semana a manos de bestias que decían ser sus parejas. La rabia y la cólera se me quedan pequeñas ante tanta barbarie.

¿Esto -de verdad que esto- es el siglo XXI?

7 comentarios:

Vargtimen dijo...

Oye, un respeto. No te metas con Ratzinger, que le queda muy bien el tricornio :P

Mari dijo...

No a lo obseno!
no alescrutinio!
no al morbo!

SisterBoy dijo...

No me extraña que El Caso dejara de editarse ¿para qué? cada día hay uno en cada telediario

Anónimo dijo...

Absolutamente de acuerdo.Y lo malo de todo esto es que por cada intento de laicización (no sé si se dice así) ya están la iglesia y el PP diciendo que la iglesia está siendo perseguida.Pero es que no hay quien los entienda:el obispo de Pamplona animando a los católicos a que voten a la falange y grupos de extrema derecha y en el mismo sermón se queja de que haya gente que relacione a la iglesia con la extrema derecha.¿?

Arual dijo...

Dan ganas de echar a correr y no parar!!!

3'14 dijo...

¿Dónde quedan los derechos humanos? ¿Estos individuos quedan impunes ante este asesinato? ¿Qué clase de ética tienen los supuestos llamados informativos para emitir un crimen por TV/internet? No me lo explico… ¿Se puede intervenir con el pretexto de llamarlo una guerra preventiva y en cambio ningún organismo internacional tiene potestad para condenar, penalizar y castigar estas atrocidades? Ojalá las respuestas a estas preguntas, entre otras, y las soluciones pertinentes no tarden en llegar.

Maria Del dijo...

Aunque en España cambiasemos de religión, aunque nos volviesemos todos ateos, moririan mujeres a manos de sus maridos todos los años, una pena, pero así son nuestros, no hombres que los hay respetables y muchos, sino nuestros machos (o al menos los que creen serlo)
En cuanto a lo de las bestialidades televisivas es como las aspirinas, si te tomas una de siglo en siglo, te hacen algo, si las tomas todos los dias para todo, acaban no teniendo efecto...lo mismo nos pasa ahora con los telediarios, que ves la cabeza de alguien en el suelo por la tele y ya ni lo comentas, sigues comiendo
Un saludo