20.6.07

Bazar estival

Una película, un dvd y un libro. Un trío de propuestas fáciles y absolutamente estivales elegidas por puro capricho.
La película, Boy culture. Una suerte de episodio alargado de Queer as folk que, si no fuera tan gay, pasaría completamente inadvertida. Destacable, lo guapos que son el dueto protagonista (el romántico promiscuo y el chapero fiel, una pareja tan improbable y mal escrita, como química y electrizante); algún golpe de humor (menos de los que debería: sus ráfagas de ironía funcionan a la perfección); algún secundario curioso (la hermana pequeña, inmensa en su brevísimo papel); algún golpe de efecto (la inverosímil vuelta de tuerca final); y toneladas de almíbar para un the end que haría las delicias de Meg Ryan. Aún así, se agradece que se hable de relaciones gays con naturalidad, aunque se eche de menos la profundidad de Shortbus y, sobre todo, su despreocupada carnalidad. Al menos, en Boy culture se ahorran el discurso de otras películas de temática gay y no nos aburren con panfletos pro-pride, ahora que se acerca tan espantosa fecha, esa en la que la comunidad gay se disfraza y se sube en una carroza para convencer al mundo de que podemos ser tópicos hasta la náusea. Esa misma comunidad que, en su mayoría, sigue sin hablar con naturalidad de sus parejas en sus trabajos -podría perjudicarles- y que prefiere exhibir musculatura de plástico en carrozas ad hoc durante un lamentable fin de semana mientras esconde sus músculos y su verdad el resto del año. La igualdad y la reivindicación -como el movimiento- se demuestra andando. Y aquí, lo que se dice andar, andamos los de siempre.

El dvd, Beltenebros. Una de las mejores de Pilar Miró y de todo el cine negro español. Además, se basa en una de esas estupendas novelas de aquel Muñoz Molina que nos hizo creer que teníamos un novelista de altura en el que confiar, antes de ponerse trascendente y decididamente tedioso en ladrillos como El jinete polaco o similares. Antes de créerselo, escribía estupendos homenajes cinéfilo-literarios como este Beltenebros o la excelente El invierno en Lisboa. Y aquí, Terence Stamp -siempre guapo, siempre morboso- se marca un papel espléndido en una película de atmósfera que -ya era hora- se acaba de editar en dvd.
Y el libro, una novela que hoy me apetece rescatar aunque, seguramente, todos la conozcáis. Un texto breve -brevísimo- de Amelie Nothomb, Estupor y temblores. Crónica ácida de las vivencias de una mujer belga en Tokio y, sobre todo, reflexión lúcida de su autora sobre la condición de la mujer en la cultura japonesa y, de paso, en la cultura en general. El año que viene será lectura obligatoria si tengo alumnos de cuarto o de bachillerato, y es que ellas deberían conocer ya a la Nothomb, una de esas voces que no caen ni en la cursilada de nuestra Rosa Montero, ni en la mediocridad narrativa de Almudena Grandes -reina del folletín y musa de sí misma-, ni -sobre todo- en la vulgaridad de Lucía Etxbarría -esa experta en la nada con vocación de escándalo que nos regala joyas como aquella del bebé que premió, riámonos, Planeta. Nothomb, como la Reza, son voces femeninas que no se preocupan de resultar exclusivamente femeninas. Por eso, más allá de voces y de géneros gramaticales, son autoras.

De momento, nada más, solo un apunte de indignación. Indignación por el vídeo de RTVE en el que su máximo responsable se permite el lujo de bromear sobre el recorte presupuestario de la cadena. Los sindicatos ya lo han condenado, lógicamente, pero sigue siendo triste y repugnante que alguien pueda querer amenizar una reunión de directivos -esa es la explicación oficial- con una parodia de una situación laboral que afecta a tantos trabajadores. La risa, sinceramente, se me congela ante gentuza a sí. Menos mal que youtube sirve de espejo para tragarse la podredumbre de estos nuevos narcisos de la amoralidad. ¿Cuál sería la metamorfosis que les aplicaría Ovidio? Tendré que pensármelo.

10 comentarios:

Mart-ini dijo...

como siempre, me lo apunto.

Arual dijo...

Yo también tomo nota!

inquilino dijo...

¿Metamofosis de Ovidio? ¡¡Está claro!! En tomate, ¿qué si no? X-D


Sobre Reza ya hablamos el otro día. Fantástica. Qué forma de hablar de tanto diciendo aparentemente tan poco.
El Muñoz Molina de Beltenebros y El invierno en Lisboa era uno de mis autores de mesilla. Hasta que perdió el rumbo. ¿Tendrá algo que ver el salto a la palestra mediática de su estupidísima esposa? Mmmm, meditaré sobre el asunto.

En cuanto a Nothomb, me acabas de pillar fuera de juego, pero subsanaré la carencia en cuanto termine con estos apasionantes Detectives salvajes que el magnífico Bolaño parió hace unos añitos.

Mimitos, my dear

SisterBoy dijo...

Tomo nota también. ¿Alguien sabe la dirección de youtube de ese video que mencionas?

dexter dijo...

¿ Queeeee? que aún no había salido en DVD Beltenebros? Y luego querrán que apoyemos al cine español, no?

Ah, y un respeto al Muñoz Molina post beltenebros, que SEFARAD no está al alcance de cualquiera.

Muy guapo tu hermano. Besicos

Cinephilus dijo...

Tienes razón, Dexter, Sefarad es otra de las últimas grandes novelas de Muñoz Molina. Es más, admito que he puesto un fragmento de esa obra en el libro de texto de 4º de Secundaria que he escrito este año. Ahí me has pillado ;-)

inquilino dijo...

Ah, pues con Sefarad me habéis pillado. Tengo que remediarlo pero ya, porque echo mucho de menos al Muñoz Molina de los mejores tiempos.

Vargtimen dijo...

Yo lo primero que leí de Muñoz Molina fue "El jinete polaco", por el morbo de ver como describía Ubeda y ver si reconocía a alguien o algo. Pero menudo coñazo, no pude acabarlo.

Saludos!

Queer Enquirer dijo...

"Boy Culture" está muy bien hombre. Y el prota está como para comerle todo, todo, todo...

Cinephilus dijo...

jajaja.. y que lo digas,queer... es de lo más comestible... ;-)