11.6.07

Caminos por hacer, lugares inventados... y polos de diseño

Si de veras me buscas, me encontrarás.
Es muy largo el camino para mirar atrás.
Serrat

Hoy estoy contento. Y eso que están siendo semanas duras y difíciles. Pero estoy contento. Y lo estoy porque ayer la función fue un éxito, incluso a pesar de que siempre hay un sector del público que no tiene ningún tipo de hábito ni de cultura teatral y que es incapaz de entender que un mónologo es una pieza de un solo personaje donde hay que saber escuchar y reinterpretar. Interactuar. Más de uno esperaba que salieran en procesión los personajes de alguna cutreserie española y, desde luego, también hubo quien no entendió por qué la actriz hablaba con gente que no estaba... Pero ni eso importó, porque la actriz se creció ante el público -mis chicas se crecen siempre, no solo tienen talento, sino también coraje-, así que el montaje salió redondo y emocionó a quienes debía emocionar, sobre todo -lo mejor de todo- fueron los comentarios de las mujeres que allí estuvieron. Anónimas y amigas, de ambas hubo, y en sus palabras, en su emoción, es donde -y perdonen la pedantería- sentí que todo había merecido la pena.

Y además, cómo no estar contento, si fue un día tan compartido. Con mi chico, con mis padres, con mis amigos, con tanta gente a la que quiero que se acercó para apoyar el inicio de una andadura que, de momento, estamos aún esbozando. Y luego, tras ese instante especial y compartido, la velada en casa, con -y ahora perdonen la frivolidad, pero me muero si no lo cuento- un regalo post-estreno de esos que mi chico deja en la cama con ternura y sigilo cuando yo no lo veo. Un regalo que es un polo de edición limitada, de un diseñador afamado, de un color perfecto... Un azul falsamente grunge que me hace, admitámoslo, aún más guapo de lo que soy ;-) Contento, sí, porque sé que ayer no era fácil cambiar su tristeza por sus ganas de festejar conmigo otro paso más en esto del teatro. Contento porque su generosidad me sorprende día a día. Contento porque camino junto a él. Porque sigue queriendo caminar conmigo.

Y contento, claro, por motivos mucho más triviales que he decidido sumar a mi lista. Como el estreno de la simplona pero absolutamente gay Boy culture -alguna frase estupenda, un final melifluo y un buen puñado de tíos buenos que se agradecen en la película más petarda y tópica del año-; el aluvión de fotos de Aitor Ocio en revistas masculinas, femeninas y gays (¡hasta en la ramplona Teleindiscreta!); la generosa ostentación del brazo de Nadal (él no me gusta, su brazo sí) tras su exitazo (merecido) en París; el éxito del freaky-reality Factor X -que demuestra que Cuatro empieza a olvidarse de sus principios estéticos para sumergirse en esa bacanal de feísmo estético y musical, con atrocidades como el lamentable Me cuesta tanto olvidarte de Yolanda (¿?) o la voz empalagosa de Walter (?!)-; el excelente episodio final de la tercera temporadas de Perdidos; el sorprendente giro de guión de la también tercera de Desperate Housewives; o la promoción entre horrenda y simplemente hortera de lo nuevo de Edurne, que quiere ser Mónica Naranjo en rubio y en ñoño y que, lógicamente, no lo será nunca, aunque me caiga bien y me parezca una pija simpática y hasta mona. Estos motivos, obviamente, son síntomas mucho más diminutos de felicidad, pero -a su modo- también se suman. Y es que, en días así, ni siquiera me molesta vivir en el país de Aída. El país donde triunfa lo chabacano y lo mediocre. En días así, viva donde viva, me invento cualquier otro lugar y me instalo felizmente en él. Y, si les soy sincero, en este espacio -supuestamente inexistente- no se está nada mal.

6 comentarios:

Mart-ini dijo...

Quedó claro que no tienes abuela (je je je)

Me alegro por el éxito, por el polo azul,... por todo.

Un beso, con tu permiso.

Arual dijo...

Seguro que ese polo azul falsamente grunge te queda genial, reafirmo lo guapísimo que eres y eso que no te he visto al natural que seguro que mejoras aún más, jeje!!
Y bueno me alegra mucho verte tan feliz, después de estos días extraños y complicados en los que más que nunca habrás tenido que apoyar a tu chico, ese chico al que adoras y que te adora (está claro), y con el que espero sigas caminando mucho, mucho tiempo más.
Sigue sumando motivos para sentirte contento, aunque en medio se cuele alguno trivial o frívolo (sin ir más lejos yo me sentiría mucho más banalmente feliz si se produjese este fin de semana una trivialidad tan milagrosa como que el Barça le arrebatara ese título casi seguro al Madrid, soñar es gratis!)porque recuerda que todo esto al fin y al cabo es también vital y necesario, besotes!!!

Anónimo dijo...

¿No será uno de esos polos Lacoste diseñados por Tom Dixon en serie ultralimitada y que se agotaron ya?Me muero por uno de ellos...Cuando te canses me avisas aunque si fuera tú lo mimaría como a tu mismísimo chico y como él te mima a ti.
Me alegro del éxito de tu obra y de tu estado de ánimo tan positivo tras unos días muy negros.Me encantaría ver esa obra con esa actriz genial.Habiéndote leido aquí,estoy seguro de que el texto será muy bueno. Ahora sólo cabe pensar en un buen veranito sexy y en algún sitio de esos lugares guay a los que vais tu chico y tú para que disfrutéis cuanto más podais, para que os recuperéis de las tensiones vividas estas semanas y...para que nos envíes crónicas y alguna fotillo tipo Hola.Un besote

SisterBoy dijo...

Enhorabuena por el exito, oye a ver si grabas algo y lo subes al youtube para que lo veamos en provincias :)

Queer Enquirer dijo...

Me gusta verte así de feliz. Boy Culture es una peli estupenda y por muy diva que queramos que sea Edurne, por favor, Mónica sólo hay una :)

Mari dijo...

ME ENCANTASSSSSSSSSSSSSSS