3.6.07

Sempre/siempre

No encuentro las palabras, am. Por eso, una vez más, tengo que recurrir a la música.

Y no lo hago con una melodía obvia, con una canción esperablemente triste y desangelada. Porque si así fuera, sus notas no me ayudarían a intentar consolarte. A intentar, al menos, acompañarte en esta etapa que, también, sé que superaremos juntos.

Por eso he escogido este Verdi, porque Verdi tiene mucho que ver con nosotros. Ya sea en forma del compositor con el que me descubriste la ópera o en forma de la gata con la que descubrimos lo complicado que era convivir con un felino. Un Verdi y una mujer, la inmensa Gheorghiu, porque a él le habría gustado que fuera una voz femenina la que le dedicásemos. Porque siempre tuvo alma galante y, a pesar de la enfermedad y del dolor, a veces se le escapaba una mirada entre divertida y pícara cuando salían esos temas.

Y un Sempre Libera porque él fue alguien que, a pesar de una vida dura y difícil, de la vida terrible que tuvo toda esa generación de españoles a los que él pertenecía y a quienes la guerra civil cercenó la existencia, la familia y la infancia, siempre consiguió los medios para ejercer su libertad, su responsabilidad individual y su lucha por aquello en lo que creía. De esos principios -los que fortaleció en aquel Instituto Escuela, heredero de la Institución Libre de Enseñanza- laten muchos en ti. Y esa supervivencia, la de tu ética, la de tu inmenso compromiso con quienes te rodeamos, la de tu honestidad y tu esfuerzo constante por todo y hacia todos, es -en este ateísmo que tan díficil nos hace aceptar los hechos- una forma evidente de inmortalidad. Yo, solo sé que libre solo lo estoy a tu lado, y espero que esa presencia te ayude, poco a poco, a seguir caminando. Conmigo. Y hacia adelante.

4 comentarios:

Fidelio dijo...

Mucho ánimo a los dos ... adelante, siempre adelante ...

Arual dijo...

Contigo a su lado seguro que seguirá mucho mejor adelante, aunque eso ya lo sabes.
Un beso para los dos!!

Anónimo dijo...

ánimo, de corazon

Mari dijo...

niño dulce...