29.10.07

Cassandra's dream

La crítica, en esta ocasión, ha decidido ponerse en contra. Supongo que es cuestión de modas. O que los críticos tienen cosas mejores que hacer como para destacar las virtudes de una película más que digna. Evidentemente, no es la mejor de Woody Allen, pero eso no quiere decir que -con sus fallos y, sobre todo, con sus aciertos- no sea una de las mejores opciones que nos ofrece ahora mismo la cartelera.
Cassandra's dream, un título perfecto para esta nueva tragedia greco-contemporánea, presenta una estructura correcta y eficaz. Una película de tesis -y fábula moral- donde se desarrollan, como núcleos temáticos, dos grandes motivos: la ambición y la culpa. Y así, mediante una metáfora hiperbólica, Woody Allen nos presenta su versión -desdoblada- del Raskolnikov del siglo XXI en este remake inconfeso de Crimen y castigo. En este caso no hay vieja, sino un contable algo molesto. Y la necesidad del Raskolnikov de la novela rusa se convierte en el arribismo del ambicioso Ewan McGregor y la ludopatía de Colin Farrell. Ambos, por cierto, me sorprendieron en sus papeles, especialmente el señor Farrell, capaz de pasar de un registro cómico -humor negro, negrísimo- al dramático con una eficacia que, hasta la fecha, no había comprobado en él (aparte de que sigue siendo uno de los hombres más tórridamente sensuales del descafeinado Hollywood actual). A destacar lo mucho que le favorece el look viril-macarra con el que se pasea por la pantalla (monos de mecánico con grasa incorporada, camisas de leñador semiabiertas y camisetas ajustadas que dejan adivinar un cuerpo de esos que, a juicio de lo que parecíamos opinar el público femenino y gay de la sala, apetece morder...).
Y no, claro que esta no es la mejor de Woody Allen. Hay algún que otro problema de ritmo y, sobre todo, el espectador habitual de su cine se topará con un desenlace que, seguramente, haya previsto desde el propio arranque del filme. Sin embargo, son dos horas de reflexiones necesarias, oscuras, complejas. Dos horas en las que las palabras -desusadas y, sin embargo, omnipresentes en toda vida racional y mínimamente consciente que se precie- culpa, remordimiento, conciencia se pasean por el patio de butacas como un revulsivo dostoievskiano que, en estos tiempos light, tampoco viene nada mal. Más aún si se compara con la ingenuidad de panfletos melifluos y folletinescos como Trece rosas y otros intentos de cine serio con los que nos tortura el último cine español.

Definitivamente, se puede culpar a Woody Allen de que no nos regale una obra maestra en esta ocasión. Pero hay que agradecerle que, con esta infravalorada Cassandra's dream, siga regalándonos cine inteligente año tras año. Y eso, cuando la cartelera se llena de zafios árbitros que salen pitando, huerfanitos psicóticos y supersalidos adolescentes, ya me parece más que suficiente como para seguir viendo todas y cada una de sus películas. Thanks a lot, Mr. Allen.

14 comentarios:

Arual dijo...

Bueno no puedo estar más de acuerdo contigo, vi este fin de semana la última del amigo Woody y bueno tal vez no sea la mejor de su filmografía, me cuesta hacer distinciones en una carrera tan brillante como la del director neoyorkino pero sí que tengo que decir que es una apuesta firme, sensata y de calidad, dentro de una cartelera que deja mucho que desear. A mí me gustó y me hizo pensar. Me interesó el modo en el que una vez más Allen se atreve a analizar la moral y la culpa, como se lanza a la piscina buscando respuestas a un dilema que tal vez tenga un claro final pero que se va desgranando poco a poco ante los ojos del espectador y lo hace bajo las magníficas interpretaciones de esos dos jovenes talentos (uno irlandés y el otro escocés) que son Colin McFarrell y Ewan McGregor. En fin que no me enrollo más pero es que cuando se trata de Woody no puedo evitarlo...

dexter dijo...

Bueno, aru, Ewan talento no sé pero joven con 37 castañas el hombre casi podía ser tu padre, en fin. A ver que si que a mi también me ha gustado lo de la disección de la culpa y los escrúpulos y la moral y bla, bla, bla. Pero quién coño se puede creer que un personaje como el de Tom Wilkison no tenga otros medios para quitarse de en medio a uno que recurrir a sus sobrinos y meterles en semejante fregao. Me parece poco convicente y lo peor de la historia. Lo mejor, evidentemente Colin luciendo todos esos monos y camisetas manchadas de grasa. A ver si en la próxima, Bardem también trabaja en un taller de coches.

Fidelio dijo...

... bueno, pues ya te contaré qué me parece ... la tenía en mi lista de cosas-por-hacer ... lista que, por otra parte engorda cada día ... y es que, como diría Sinatra "... I bit off more than I could chew ..." ... en fin ...

Ayer me tragué, literalmente, "El Internado" ... para cúanto dará la formula CASERÓN VICTORIANO + NIÑOS + SUSTOS + REALIDADES PARALELAS = ... PELÍCULA de ÉXITO !!!

Saludos Cinephilus ... un abrazo desde el Ascensor (parado) pero ascensor ...

inquilino dijo...

Desde luego, la peli tiene un problema de ritmo bastante gordo. ¿Hacen falta dos horas para contar todo esto? No sé, no sé.

El supuesto morbo del señor Farrell yo no se lo encuentro por ningún lado. Está fondón. Y esas pobladas cejas jamás me han puesto. Su ¿interpretación?, en fin, ni la voy a comentar, muy en su línea.

Aún así, hay que verla. La película es más que digna a pesar de que a los que hemos leído Crimen y castigo nos suponga un dejá vu continuo, a pesar de su falta de ritmo y a pesar de Farrell. La factura es impecable, como de costumbre. Lo que ocurre es que con el bueno de Woody uno siempre espera más y, como con cualquier grande, es difícil conformarse con una peliculita fallida. De ahí, claro, a convertirle en el pim-pam-pum de la crítca hay un avismo.

Fidelio dijo...

... fe de erratas : Dije "El Internado" ... quería decir ... "El Orfanato" ... Belen Rueda con cara de histérica es impagable ...

Cinephilus dijo...

El orfanato... Ays, Fidelio, no sé si estoy preparado para ver algo así... Me quedo con tu promesa de hacer una crítica aguda de semejante "clásico" ;-)

Pues yo, my dear inquilino, coincido con dexter: el Farrell engrasado está más que apetecible... Y sí, Bardem debería hacer lo propio en la siguiente. En cuanto a su interpretación, eso sí, sigo sin encontrarle pegas. A mí, habitualmente me da bastante grima, y ayer me pareció absolutamente convincente en su papel. ¿Me cegarían los gustos macarrillas?

Totalmente de acuerdo, dexter, personaje del tío es inverosímil y la escena en la que justifica por qué le pide el favor a ellos resulta demasiado floja. Woody parece consciente de que el guión hace aguas por esa grieta -igual que el barco- pero, honestamente, se lo perdono, porque la película en su conjunto me pareció que se merecía poder hacer alguna que otra trampa. Si pude disculpar aquellos fantasmas de Match Point (me encantó en lo demás, pero el punto sobrenatural me dejó out...), puedo perdonar a Mr. Wilkinson...

Y sí, Arual, estoy contigo. No es el mejor Allen, pero sigue siendo interesante. Y frente a El internado, perdón, El orfanato, ya es mucho decir :-)

Besos a todos

inquilino dijo...

Fe de erratas:
Avismo: Dicese de aquella profundidad, grande y tenebrosa, donde habitan las avispas y los admiradores de Collin Farrell. :-P

Atender a siete asuntos urgentes de trabajo simultáneamente mientras trato de escribir comments me va a matar. Tranquilos, que me voy comprando el látigo de siete colas para torturarme :-P

PD. El próximo que diga que los funcionarios no curramos me lo como. Bueno, sólo si está bueno.

SisterBoy dijo...

Esta vez no sólo hemos desfundado al mismo tiempo querido Cinephilus sino aque además estamos de acuerdo. "El sueño de Casandra" me ha parecido una pelicula muy buena y desde luego superior a "Match Point". Tampoco entiendo el enseñamiento de la critica.

Coincido también en la agradable sorpresa que me ha causado la excelente actaución de Colin Farrell, lastima no haber visto la V.O.

Cinephilus dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Sisterboy,yo tampoco entiendo el ensañamiento crítico. Supongo que "le tocaba"...

Y sí, fustíguese mucho, queridísima inquilino. Eso de teclear mal una letra es algo imperdonable ;-) Bueno, la perdono si me invita a bailar, que conste

vargtimen dijo...

Bueno, pues yo vengo de verla y desde luego que es mejor que lo que nos decían los críticos y más interesante que el 90% de la cartelera.
El problema de "Cassandra's dream" viene cuando no la comparas con el resto de la cartelera sino con "Delitos y faltas" y "Match Point", que tenían más ritmo y mejor factura, personajes más interesantes, asuntos criminales más creíbles, las mismas reflexiones sobre los remordimientos o la falta de ellos (pero 18 años y 2 años antes respectivamente) y un final mucho más brillante.

Y donde se pongan Martin Landau o Jonathan Rhys Meyers, que se quite Colin Farrell con sus cejas peludas y su mono grasiento.

3'14 dijo...

Te digo lo mismo que a Sisterboy, a la que tenga ocasión de verla paso para dejarte mi opinión.

A mí también me echa pa'trás la presencia de Colin Farrell... pero me desprenderé de mis prejuicios y haré caso de dexter. Pero te juro que me cuesta encontrar erótico a Colin se ponga como se ponga...

dexter dijo...

Cinephilus. Yo a Woody le perdono todo. Si pude perdonarle lo de Soon Yi, con más motivo lo hago con esto. En conjunto la peli es más que aceptable. El problema es que a Woody siempre se le pide más.

Cinephilus dijo...

Estupendo resumen, Dexter. A mí, el perdón post-Soon Yi me costó bastante también... :-)

Ays, 3,14, me temo que me está saliendo un yo macarrilla al que le pone el Farrell... A este paso acabo haciendo cola con mis alumnas en la próxima peli de Justin Timberlake...

inquilino dijo...

Mi querido Ci, sabe muy bien usted que yo le invito a bailar cuándo y dónde quiera.
Y quiero que sepa que me tiene usted preocupadilla con sus gustos últimamente. Se empieza por el Farrell y se acaba forrando la carpeta con fotos del Eric Balfour :-S