4.11.07

El cielo -nuestro- sobre Berlín

para JJ
Como el título de la película de Wenders, esa que se ha colado -entre tantas otras cosas- en nuestra maleta. Así, sobrevolando la ciudad desde todas sus aristas, es como me he sentido estos días junto a ti. Días en los que he descubierto que Berlín ha cambiado tanto como yo mismo, porque entonces -en aquellos primeros viajes- yo era una primera persona del singular y ahora, en este retorno junto a ti, he vuelto siendo primera del plural, un rotundo nosotros que le da sentido a cada recuerdo y, sobre todo, a cada proyecto.

Y Berlín, con sus contrastes, desde ese espléndido The Regent que con tanto mimo y acierto elegiste como alojamiento, ha sido nuestro cómplice en estas veladas. En estos largos paseos. Gendarmenkmarkt, Ku'Damm, Unter den Linden, Potsdamer Platz, Friedrichstrasse... En estas visitas a esos museos que ambos amamos y, cómo no, en la experiencia total de esa ópera -Carmen, apasionada y brutal en su excelente orquestación y en su inteligentísimo montaje- que vimos en la Staatsoper el viernes por la noche.

El viaje, sin duda, ha sido excepcional. Pero no solo por reencontrar una ciudad tan especial como Berlín, sino por el inmenso placer de poder descubrírtela y compartirla contigo, de poder sumarla al posesivo nuestro en el que tú y yo sumamos tantas ciudades -tantas vidas- juntos. El placer -el enorme privilegio- de descubrirte a ti también en ella. De descubrirte inmensamente generoso. Inmensamente valiente. Inmensamente necesario en cada uno de los segundos de mi existencia. Y es que, como en la película de Wenders, tú eres mi único cielo posible en mi Berlín. Y si no está tu mano acariciando la mía, ya no hay Unter den Linden, ni Brandenburger Tor, ni siquiera ese museo de Helmut Newton tan provocador como nuestro sexo y tan carnal como nuestra pasión. Sin tu mano, sin tu cielo cubriendo mis noches, todo -la vida, la pasión, el futuro- se desvanece. Porque ahora, como me susurraba al oído Berlín con una voz que tenía algo de la de la Dietrich, ya no soy uno. Ahora, cogido de tu mano desde hace siete años, soy siempre dos.
Mi mejor motivo para levantarme cada mañana. La mejor parte de mí mismo...


Gendarmenmarkt

Konzerthaus. Schillers Denkmal



Brandenburger Tor


Berliner Dom. Fernsehturm.


Spree Ufer

Sony Center

Jüdisches Museum

Siegessäule

Gedächtnis Kirche. Berlin (von Chillida)

Humboldt Universität

Gorki Theater

Historisches Museum

12 comentarios:

3'14 dijo...

Que maravilloso es el amor :))

Pero tú a mí no me engañas... que no vas a Berlín a ver cuatro fotos de Helmut Newton por muy expuestas que estén en un museo (con lo a manos que se tienen en la red) y sí a practicar ese sexo provocador y pasión carnal ;)

Vargtimen dijo...

"El cielo sobre Berlín" estará todo lo bien que quieras, pero yo una vez encontré en un mercadillo "El culo sobre Berlín", que será menos lírica y tal y cual, pero fijo que es más interesante.

Si hay suerte el año que viene voy a Munich. Espero que no me hayas dejado a los alemanes muy cabreados.

Anónimo dijo...

Jo, señor Cinephilus, qué vida se pega usted... Uno le sigue en silencio desde hace tiempo, y no vea que ganas tiene de ver a ese chico suyo del que taaaanto habla y no nos enseña.A tenor de sus gustos ha de ser todo un chulazo, ¿no? Denos ese gusto algun día.

Cinephilus dijo...

Es muuuuucho más que un chulazo, señor anónimo... A nadie le sientan tan bien como a él los trajes italianos y, sobre todo, nadie es capaz de darme tanto morbo, tanta sensibilidad y tanta inteligencia a la vez... Cumplo con su curiosidad sumando una foto de este viaje y confiando en que mi chico no se disguste por sacarle de la anonimia icónica. Aunque conociéndole, seguro que esboza una sonrisa al verse por aquí ;-)

Mart-ini dijo...

Que "labordetas"!!!

jajajajja

inquilino dijo...

¡¡Pero bueno!! ¡Mira que salís guapetones! Así da gusto. Seguro que Berlín andaba encantado este puente con dos visitantes tan glamurosos.

Yo, para Madrid, pienso pedirles a los Reyes este año menos turistas con bermudas y riñonera y más viajeros con bufandas estilosas ;-)

Peter P. dijo...

Creo que inquilino tiene el poder de retroceder en el tiempo: vio lo que yo iba a escribir y luego lo puso antes que yo!!! Esa primera línea tendría que ser mía jeje.

Salís muy muy guapos :D
Seguro que en Berlín empieza a hacer ahora mal tiempo sin esos dos soletes ;-)

inquilino dijo...

peter p. es un copiota, ña, ña, ña!! :-P

SisterBoy dijo...

Bienaventurados los que tienen otoño

Anónimo dijo...

Señor Cinephilus, doy por satisfecho mi gusto. Morbo, inteligencia y sensibilidad son los pilares básicos de una relación, así que le felicito si su chico se lo da.

Qué bien le sienta el otoño a Berlín.

Mari dijo...

Dios
se me pararon los pelos
usted me emociona
su amor es de los lindos
de los intocables

quiero estar cerca a usted y me pase su halo de felicidad.

Arual dijo...

Xdddd que bonito relato de un no menos bonito viaje! No conozco Berlín pero es una de esas ciudades a las que tengo muchas ganas. Supongo que ahora en mi nuevo estado tardaré en viajar bastante, pero seguro que en cuanto pueda buscaré la oportunidad de escaparme allí.
Por cierto Vargt he estado dos veces en Munich y es una ciudad encantadora, el puro sur alemán.