16.11.07

I know where i've been

Gracias al sensacionalismo -al terrible amarillismo- mediático, uno no sabe muy bien si Madrid será, como avisan, una ciudad invadida por el odio y la violencia este fin de semana. La prensa, de nuevo, ha actuado con toda la irresponsabilidad de la que ha sido capaz para caldear tanto los peores instintos como los más diversos miedos. Y quizá por eso hoy me voy a limitar a colgar una de las escenas más naives de Hairspray -su b.s.o, que acaba de editarse, merece una visita a la tienda de discos más cercana-, naive porque es un alegato sencillo y casi sentimentalista contra la segregación, contra la violencia, contra el racismo.

Lo triste es que algo que debería ser testimonio de tiempos peores ya superados se convierte, de nuevo, en asunto de necesaria reivindicación. I know where i've been, canta Queen Latifah, en un tema cuya letra habla de la memoria, de la conciencia del esfuerzo de tantos hombres y mujeres a favor de una concordia y una tolerancia que no siempre llegan. Cada minoría, por supuesto, puede que haga su propio alegato, e incluso su propia manifestación, hasta su propio discurso victimista. El problema es que, en realidad, todos somos de una u otra minoría. Todos raros, todos complejos, todos únicos. Y por eso a todos -que sabemos como Queen Latifah de dónde venimos y dónde hemos estado- nos debería resultar sencillísimo respetarnos.

Esta vez, me temo, siento auténtica vergüenza y repugnancia ante la labor de ciertos medios de comunicación. Y es que estoy cansado de que una ciudad tan viva, abierta y ya herida como Madrid tenga que ser objeto de sus apocalipsis. Buen -y pacífico- fin de semana a todos.

7 comentarios:

inquilino dijo...

Si usted no tiene noticias, ya sabe, invéntese un apocalipsis. Esa es la máxima. A mí, la verdad, de no ser por la gravedad del tema, cada vez que empiezan con estas cosas casi me da la risa. Aunque estoy convencida de que no pasará nada. Al menos nada digno de ser recordado más allá del próximo divorcio o el próximo derby de fútbol.
Uno de los recuerdos más vivos de mi infancia es el de aquella primera huelga general que hubo en nuestra democracia. ¿Se acuerdan? El gobierno socialista de Felipe González presentaba su Plan de Empleo Juvenil y los sindicatos, con los que llevaba meses de tira y afloja, le plantearon un órdago convocando la primera huelga general que vivía la democracia (y por extensión la mayor parte de la población del país). Además, fue un hito porque por primera vez la UGT se enfrentaba a su partido "hermano", el PSOE.
Pues bien, yo aún estaba en el colegio y recuerdo bien el clima de alarma en los días previos. Las madres, en sus corrillos en la puerta del colegio, hablaban de lo peligrosísimo que iba a ser salir a la calle, de piquetes armados, de coches incendiados. Hubo bastante gente que corrió a aprovisionarse a los supermercados. Vamos, la hecatombe... Solo que no ocurrió nada de nada. Yo -y dos o tres valientes más- fuimos al cole por calles desiertas y pasamos el día haciendo dibujos (yo encantada de la vida, claro).

SisterBoy dijo...

Visperas de mucho....

Por lo visto a estas horas no ha pasado absolutamente nada y como de ostumbre el día que pase algo será el día que nadie lo espere

Queer Enquirer dijo...

La canción es preciosa. Cada vez que la oigo me dan ganas de ser Queen Latifah. Claro que más que para cantar esta sería para cantar "Mammy" de "Chicago".

Kisses

Mari dijo...

Soy de la firme convicción que estamos en un monentos de deslinde en la especie humana, prefiero creer que es evolutivo (aunque soy postmoderna). Existe un "Nuevo hombre", el que trasciende al nihilismo, a protagonismos, a edipos, a razones aritotélicas/maquiavélicas para darle razones a su exixtencia. Es necesario zanjar con la violnecia, con el recor, con el odio(que sólo da cuenta de frustración y aquí el lood se evidencia). El asunto es muy simple, queremos ser amados. Dejemos de cubrir esta necesidad, estiremos la mano, desnudémonos, aseguro que los demonios se escaparán, la libertad en un sentido real y no ontológico, vendrá de visita y a quedarse y todas las distancias desaparecerán. Después podremos tocarnos.

3'14 dijo...

Intereses y manos invisibles que mueven los hilos... Tijeretazo pero ya cada uno con su devenir diario... esta forma de actuar es la que promueve los cambios. Y es una tarea que hay que sobrellevar a diario.
El alarmismo no construye absolutamente nada.

Besos!

Arual dijo...

En lo único que no se equivocaron fue en el frío que hizo...

Anónimo dijo...

Cada vez me sorprendo mas con tú forma de ser, eres especial tienes algo mágico e inusual.Tus textos, cada palabra hace que se me ponga la piel de gallina.
Sigue así...

Un abrazo!