25.2.08

Bardem hace Historia

Es estupendo comenzar la semana con una noticia como la del Oscar a Javier Bardem. Sigue sin parecerme -ni de lejos- su mejor personaje y tampoco creo que No country for old men haya sido la mejor película del año -ni la mejor de los Coen-, sin embargo, todo eso se diluye ante el triunfo de alguien que lleva muchos años demostrando que es un gran actor y, sobre todo, un intérprete totalmente versátil.

No he podido, por cierto, reprimir la tentación de ver cómo contaban su premio los medios no afines a la familia Bardem, a la que tanto parecen detestar los pro-losanteros y pro-coperos y pro-munderos y hasta pro-ranzoneros que en el mundo son y han sido. Lástima que este Oscar les obligue, contra su ratzinguera voluntad, a elogiar al actor, incluso a destacar la pulcritud y corrección de su dedicatoria, en la que ha aunado lo personal -hermosa la mención a su madre- y lo colectivo -con un homenaje -en español: gracias por dejar que se oiga el castellano en una gala como esta- a "los cómicos de España que han aportado dignidad al oficio. Y esa palabra, "dignidad" asociada a la de "cómico" es, posiblemente, uno de los grandes hallazgos de su dedicatoria (dignidad que ya reivindicara Fernán Gómez en su estupenda El viaje a ninguna parte, por ejemplo). Un agradecimiento poco original, pero mucho más contenido -y apropiado- que aquel de Almódovar y su santoral o los llantos habituales de otras estrellas made in USA.

Del resto de los premios, solo destacar a las sorprendidas Tilda Swinton y Marion Cotillord, una británica y una francesa que dejan a las actrices americanas sin Oscar en esta ceremonia. Sobre la primera no me pronuncio -me gusta su trabajo habitualmente y mi dvd y yo no hemos sido capaces aún de terminar el visionado de Michael Clayton, que nos resulta demasiado telefilmero-. Sobre la segunda, en fin, digamos que su biopic es una de las películas más aburridas del año..., pero al menos su premio ha aportado una sorpresa contundente a una gala anodina, previsible y floja. En cuanto a los Coen, su victoria no resulta tampoco injusta si se tiene en cuenta el mediocre nivel de sus competidoras y, a su manera, puede ser una compensación por los Oscar no recibidos en joyas anteriores. Y, por último, triunfa de nuevo la sobreactuación y el histrionismo de un Daniel Day Lewis que repite maneras de Gangs of New York en su There will be blood (y sí, sangre hay, aunque -aparte de eso y de petróleo- no se vea mucho más) y que se alza, si las cuentas no me fallan, con su segundo Oscar, tras Mi pie izquierdo y una candidatura no premiada (lástima) con En el nombre del padre. Estas dos últimas, por cierto, sí se cuentan entre mis títulos predilectos.

En cuanto a Bardem, y a modo de repentino homenaje, me quedo con sus papeles en estas otras películas que, precisamente hoy, es un buen día para rememorar: el protagonista brutalmente sexual de Jamón, jamón (cuanto más tiempo pasa, más reivindicable se hace esa película), el sensible personaje de Segunda piel (donde su presencia -junto con la química con Mollá en las escenas de cama- salva la función de un film que pudo ser algo más de lo que finalmente fue), el complejo policía de Carne trémula (donde, por momentos, consigue que nos olvidemos del infame Liberto Rabal), el yonqui de Días contados (en la que se comía cada fotograma de la película descubrimiento de la hoy ya olvidada Ruth Gabriel), el Santa de Los lunes al sol (donde su talento hace que sea mucho más creíble el guión algo tramposo y engolado del cada día menos natural Fernando León: sus ñoñas e inverosímiles Princesas distan mucho de la frescura de Familia), su papel en Los lobos de Washington (interesante y negrísima película que solo nos gustó a unos pocos y que, francamente, creo que merece una segunda oportunidad) y, por último, una de mis debilidades, el actor en paro en Boca a boca (en la que dejó claro que, por si fuera poco, también tiene unas dotes brillantes para la comedia).

La verdad es que una noticia como la de su premio se agradece en día de debate electoral, de crispación electoral, de síndrome de acoso y persecución peperos (cuidado con salpicar a un candidato cuando piséis un charco: os acusarán de agresivos), de ascenso derechil y contraataque eclesiástico (Radio María & company dixerunt). Así que, mientras llega el 9 de marzo y confiamos en que el pasado más recalcitrante -léase el PP- pierda clamorosamente las elecciones, podemos dedicarnos a repasar la filmografía de Bardem que hoy, les guste o no a los medios carcas, ha hecho Historia.

P.S. Ah, y esta tarde, de nuevo función con mi grupo. La Melibea de la semana pasada fue un rotundo éxito, así que hoy repetimos en el Centro Cultural Moncloa (20 h., Metro Moncloa, junto al intercambiador). Entrada libre. No habrá entrega de Oscars ni alfombra roja, pero sí buen teatro, una actriz estupenda y un director de lo más atractivo y sexy ;-)

13 comentarios:

Diva dijo...

Dire, hoy voy a actuar de marisabidilla, pero el de Day-Lewis (mi actor preferido durante mi adolescencia, aunque ciertamente excesivo hoy día) es su segundo Oscar. Lamentablemente, no se lo llevó por en "El nombre del padre", sino que ese año recayó en Tom Hanks por "Philadelphia" (esto no lo sabía de memoria, lo he tenido que mirar). Mucha mierda para esta tarde, aunque ya sabes que te la desearé en persona. Un besazo

dexter dijo...

Venga, otro marisabidillo. Juan Antonio Bardem, tío del hoy premiado, fue el director de la primera película española candidata al Oscar (LA VENGANZA; 1958) Hoy se cierra un hermoso ciclo.
A mi Bardem no me pone ni como hombre ni como actor (solo destacaría su papel en BOCA A BOCA donde está francamente divertido y la pareja imposible que forma con Flotats es de lo más morbosa) Pero me alegro, coñe, que es de los nuestros. Creo que es necesaria resaltar esa alegria porque hoy a muchos que se dicen patriotas en este pais estarán jodidos por el particular.

Fidelio dijo...

… pues yo voy a ser un poco malo… sólo un poco … bueno, y un pelín demagógico también … : Resulta irónico que uno de los actores españoles más “comprometidos ideológicamente” (vaya usted a saber lo que significa eso) siquiera recoja un premio dado por una industria que, como pocas, mezcla dinero y arte consiguiendo que lo segundo se confunda con lo primero… sólo era eso. ¿A qué no ha sido para tanto?

Suerte esta noche tío !!

Cinephilus dijo...

Gracias por la corrección, my dear diva. Había olvidado el infausto Oscar que ganó Hanks por su infausta interpretación de corderito moribundo... ;-)

De acuerdo contigo, Dexter. Esta vez hay que alegrarse de veras. Yo, desde luego, estoy encantado con la noticia.

Difiero con usted, mi querido, Fidelio, porque creo que el hecho de mezclar arte (e ideas) con medios no es incompatible. Hay críticos que suelen considerar buenas películas lamentables por el hecho de estar rodadas "con cuatro duros" y que defenestran otras por sus presupuestos. Personalmente, envidio que el cine americano sí sea una industria y que, por tanto, dé cabida tanto a obras hediondas (que las hay, y muchas) como a joyas de diferentes géneros. Una cinematografía que ha permitido rodar alguna de sus mejores películas a directores como Hawks, Ford, Wilder o Hitchcock (acogiendo, en muchos casos, a los europeos que allí emigraban en busca de medios), bien puede mezclar dinero y arte, siempre que lo utilicen con ese fin. El artístico. Lo triste es caer o bien en el cutrerío de algunas lamentables películas eropeas (donde la producción brilla por su ausencia, igual que el talento, impostado las más de las veces y camuflado en guiones vacuos de ideas reiterativas y grandilocuentes) o en el despilfarro de otras tantas (como el infame Asterix olímpico o el nefasto Mortadelo, que flaco favor le hace al insigne Ibáñez). Abrazos ;-)

Fidelio dijo...

... Querido Cinephilus:

No puedo estar más de acuerdo en esto contigo ... el problema viene de que la opinión expuesta no era la mía ... era la de él ... (una simplificación bruta, lo admito)... Lo que me planteo en el comentario que he hecho es que cuando uno usa tópicos para definirse ideológicamente tendrá que soportar tópicos para ser criticado ideológicamente ...

Un abrazo Melibeo

vargtimen dijo...

En la lista de buenas interpretaciones de Bardem incluiría "Extasis" y en la lista de interpretaciones que me irritan profundamente pondría "Mar adentro", "Colateral" y si me apuras "Perdita Durango".

Me alegro por él y porque haya ganado un español, aunque Casey Affleck tambien se lo merecía pese a su apellido.

Con Bardem como posible ganador y con Michael Moore nominado al mejor documental por "Sicko", uno esperaba gresca de la buena, pero nada, la gala fue de lo más insípida.

Anónimo dijo...

De acuerdo,JB no es ya sólo una marca de whisky. Son las iniciales de un buen actor, de un gran actor. No puedo pronunciarme sobre el premiado trabajo ya que no he visto la peli.Ojalá que el premio sirva para que JB resulte un poco menos grunge, para que además de vestir carísimos modeletes de Prada también aparezca con mayor pulcritud cuando se pasea por Madrid, cuando va a algún restaurante corriente y ojalá también que sea menos hosco y menos antipático o endiosado de lo que ha estado últimamente.Ah y mamá Bardem, además de el legítimo orgullo por su vástago oscarizado debería ir alternando el look "echadora de cartas" con otro cualquiera y prescindir de alguna sortija.Pero bueno, todo eso es anecdótico. Ni leo La Razón, ni me gusta El Mundo y detesto a Jiménez Losantos pero tampoco me resulta simpática la Bardem family.¡Qué le vamos a hacer!Aun así, ¡Felicidades JB!(El discurso sí que me pareció oportuno y adecuado).En cualquier caso mucha M para esta tarde....

SisterBoy dijo...

Al contrario que tú soy un entusiasta de No country y del papel que en ella hace Bardem creo que se merecen todo lo que les han dado.

No puedo decir que me haya entusiasmado There will be blood pero me parece de visión obligada. Es cierto que en ocasiones Daniel Day Lewis parece estar interpretando "Bill el carnicero va al Oeste" pero si algún papel justifica una sobre actuación es sin duda este.

Saca fotos de lo de esta noche

coxis dijo...

espero que la función haya sido un éxito

no me acordaba de Segunda Piel, y sí que es cierto que a pesar de sus defectos es una película a reivindicar... Pero Boca a Boca lo siento, no me gusta rien de rien... Y hablando de rien de rien, ¡mira que premiar a Poz Zi...!

Reitero mi alegría, aunque el señor Bardem sea panfletario en ocasiones (al recibir el Oscar no lo ha sido)

3'14 dijo...

Yo me alegro un montón. Por el Oscar y también por todos los demás premios recogidos.
Le viene de la mano de la peli de los Coen, pero es también un reconocimiento a la carrera que lleva y espero dure muchos años.

No olvidemos "Antes que anochezca" o "Los lunes al sol".

Y sí, éxtasis, Boca a Boca, Días contados o Jamón jamón, (¡y coño, Mar Adentro también!) son para mí, de sus mejores interpretaciones, aparte de las mencionadas.

Arual dijo...

Pues yo me alegro mucho por Bardem, es un actor que me encanta y además un español que se merece de verdad triunfar a lo grande porque es grande!!

Mart-ini dijo...

ummmmm me guardo tus "Bardem Essencial"

troyana dijo...

Bardem se merece todo lo que le está pasando.El éxito en este caso es fruto de un trabajo bien hecho y una carrera versátil en la que le hemos visto tocar todos los palos.Además de buen actor y de estar cañón,es una persona comprometida socialmente,tendrá sus defectos,como todos pero¿se puede pedir más?
un saludo