8.4.08

...de un patio de Sevilla

Paloma. Yolanda. Dos amistades imprescindibles en mi vida desde hace ya unos cuantos años que, por la magia de todo cuanto compartimos, parecen más bien horas, minutos, casi segundos. Instantes de una amistad que sigue rejuveneciendo, creciendo, avanzando. Y esta vez, con Sevilla como marco, celebrábamos que Paloma se casa. Que Paloma, nuestra Pal, decía que sí a ese hombre encantador y estupendo que es su Pablo. Así que ahí estábamos nosotros, con ganas de compartir ese instante. De firmar ese libro. De decir que, con o sin iglesia, somos testigos de su entrega, de su pasión, de su vitalismo. Testigos que tienen la suerte de disfrutar la energía y el cariño de Pal y de saber que, en breve, estará de regreso en nuestro Madrid... Por eso he escogido esta foto, porque en ella está feliz, radiante, dinámica. Porque ella no sabe ser si no es en perpetuo movimiento, en constante ilusión, en continua acrobacia de valentía y de generosidad. Hay gente mediocre y gente que, como nuestra Pal, nos demuestra que la mediocridad es para los cobardes, para los que no apuestan por la vida, para quienes no saben compartir su alegría -construir su alegría- con los demás. Y, por si fuera poco, mi viajero también estaba allí, muy cerquita de mí, dispuesto a dejarse llevar conmigo por el sol de Sevilla. Y por su embrujo...

¿Qué mejor hotel que el Alfonso XIII para pasar estos días...?

¿Y qué mejores inquilinos para el Alfonso XIII que nosotros dos? :-)

Siempre hermosa, la Plaza de España

Orgullosa y mestiza, la Giralda

Ningún poeta supo adentrarse con tanta hondura en mi adolescencia como Cernuda.
Su sombra nos acompañaba en las calles de su ciudad...
El Guadalquivir y la Torre del Oro.
Muy cerca, las tapas de la calle Betis. Hmmmmm
La magia árabe del mundo andalusí.
Entre los arcos -enigmáticos y cómplices- del Alcázar

"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla" (A. Machado).
Me tiran tanto mis raíces andaluzas...

Moi, de testigo. Y de chaqué.

Mirando. Observando. Disfrutando. Sintiendo. Viviendo. En plenitud.
En suma de uno que somos dos. De dos que, independientes y libres, son uno.
En los jardines del Alcázar. En Sevilla. En la boda de Pal.
En el aquí y ahora.
Feliz.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Por alusiones,

muchas gracias por disfrutar con nosotros de este fin de semana tan especial. Ha sido un placer y un privilegio contar con vuestra compania.

Hasta pronto en Madrid!!!

Much~isimos besos desde Olinda, Pernambuco, Brasil de vuestros

P y P

Anónimo dijo...

Muchas gracias, a ti Pal por dejarnos acompañarte en ese día tan brillante, de principio a fin. Siempre dicen que en una boda la novia es la más guapa, pero es que esta vez era la pura verdad.
Y a ti, Cinephilus, por tus palabras...Sabes que te adoro. Y por cierto, te queda el Alfonso XIII mucho mejor que a Cayetano, ¡dónde va a parar!
Un besazo

Sinclair

Arual dijo...

Qué bueno aprovechar la boda de una buena amiga para hacer turismo por su ciudad, mi chico y yo siempre que tenemos oportunidad nos apuntamos a ese plan. Bonitas las fotos de una bonita ciudad!
Ah! Y la novia guapísima!

NaT dijo...

El chico del chaqué!!! estarías muy guapo con él, no lo dudo, pero te hace muy serio y formal y reconoce que tú de eso poco, jajajaja.
El naranja con el que te vi el otro día te queda mucho mejor.
Aunque fuera de lejos me alegró verte.

Un beso

Amelia dijo...

La próxima vez que vengas a Sevilla y/o Córdoba...
¡avisa!...
me gustaría saludarte personalmente...

UNA FORTA ABRAÇADA!