11.5.08

Save tonight



Save tonight... Creo que la incluí en uno de los primeros cds que te grabé. Una de esas mezclas imposibles en las que te copiaba canciones tan eclécticas como todo en nosotros. Y así, siguiendo el estribillo de este tema, guardando cada una de aquellas primeras noches, fuimos construyendo una historia que se hacía cada vez más fuerte y sólida a pesar de los aviones que se alejaban o de los aeropuertos que nos hacían regresar solos a casa. El tiempo -París, Madrid, Bruselas, Londres- siguió su curso y cuando las ausencias empezaron a resultar dolorosas y la necesidad se hizo palpable y profunda, tuvimos que elegir entre ser valientes o rendirnos ante los mapas y los calendarios, pero no hicimos caso de las amenazas de la geografía ni de sus trampas -valor nunca nos ha faltado- y nos convertimos en pasajeros habituales de vuelos a cualquier ciudad -siempre París, luego Roma, Florencia, Nueva York, Berlín, Atenas...- donde hubiera una cama que compartir, una noche que estrenar, un lugar en el que perdernos. Así, ahorrando noches, sumando horas, venciendo a la tristeza de la ausencia y reinventando nuevas formas de presencia que solo nosotros entendemos, hemos ido caminando hacia este hoy que acabamos de estrenar eufóricos en la mejor de las compañías. Porque en este trayecto siempre estuvimos bien arropados, bien acompañados -aún recuerdo cómo apostó mi hermano por nosotros cuando tal vez ni nosotros mismos éramos conscientes de la suerte que habíamos tenido al conocernos-, y quizá por eso estos días han sido tan hermosos, tan especiales, tan íntimamente perfectos. Porque, igual que en la canción, tú y yo siempre hemos disfrutado cada segundo como si fuera único, -sí, en verdad lo son-, como lo es el río de Heráclito y el tiempo circular -del mito maya, de su reinvención azteca- que nos ha envuelto en nuestra experiencia mexicana. Save tonight... Y por eso hoy sonrío, cómo sonrío..., pensando que ese tonight complejo en fechas y aviones de los primeros tiempos se ha convertido ahora en un tonight factible, cercano y próximo. En un nuevo piso -tan metálico como mi traje del día 8, tan elegante como el tuyo- que estrenaremos dentro de mucho. En nuevos viajes que ya empezamos a planear. En noches de hotel como esta del Ritz en la que contemplar un Madrid que parece construido solo para nosotros... Así que seguiremos haciendo estallar pasiones, deseos y cuerpos como si el siguiente amanecer fuera a interrumpirnos, pero sabiendo -en medio de esa voracidad, de esta felicidad- que el amanecer no será ya más signo de despedida, sino inicio de un día más que sumar. Que respirar. Y que abrazar...

5 comentarios:

Amelia dijo...

¡¡¡¡FELICIDADES!!!!!

QUE SUMEIS MUCHOS DÍAS...QUE POR LO MENOS SEAN TAN HERMOSOS COMO LOS QUE YA HABEÍS DISFRUTADO JUNTOS.

UNA FORTA ABRAÇADA

coxis dijo...

Mi más sincera enhorabuena.
Que la felicidad siempre os acompañe

SisterBoy dijo...

Todos los enamorados tienen la sensación de que el resto de los habitantes de la ciudad han desaparecido o al menos recuerdan asi la primera vez. Si no esa sí entonces no sirve.

Arual dijo...

Dios me encanta verte tan exultante, felicidades Cinephilus, felicidades por el paso que acabáis de dar tu chico y tú, pero también por todo lo vivido, por haberos conocido, y por seguir sintiendo la sensación de que nada es posible sin el otro, felicidades sinceras!!!
Y es que es difícil encontrar a alguien con quien sentir todo lo que describes, por eso los afortunados que lo tenemos, debemos felicitarnos constantemente, ¿no crees? Besos a los dos!!!

PD. La canción es genial.

Mari dijo...

siempre me enterneces niño. Siempre, siempre.