24.8.08

Cine estival

1. Mamma mía
Igual que el musical (hasta en los bises finales: ese Waterloo...) pero con un reparto de lujo y absolutamente desatado. La dirección, ramplona hasta decir basta, desaprovecha cada ocasión de convertir la cinta en una verdadera película, pero poco importa eso ante lo pegadizo de la música y el vitalismo de sus protagonistas, absolutamente encantados de participar en este film de verano que tan solo pretende ser eso y que, honestamente, lo consigue. Hay que hacer verdaderos esfuerzos por no dejarse llevar por el ritmo de Dancing queen, SOS y demás temas made in ABBA. El desenfreno pop elimina de un plumazo la ausencia de guión (la historia sigue siendo tan endeble e inexistente como lo fue siempre en este musical: es más, ¿a quién le importa la historia?) y hasta consigue que olvidemos la cursilería de la pareja joven protagonista. A cambio, es una gozada ver desatada a la Streep (sí, claro, tan excesiva como siempre: o se la odia o, como yo, se la ama) y a unos más que guapos Pierce Brosnan y Colin Firth (les sienta bien la autoparodia). Confieso que volvería a verla con gusto (y, en cuanto salga en dvd, lo haré). De momento, la banda sonora se viene en mi i-pod a todas partes...

2. El caballero oscuro
Y sí, es realmente oscuro este Batman del talentoso Nolan. No me gusta su duración (¿realmente se necesitan dos horas y media para este tipo de filmes?) y echo en falta algo más de humor negro (sigo prefiriendo la visión de Burton: más infiel al cómic, pero profundamente inspirada). En cualquier caso, y pegas aparte, la película es soberbia en su género. Sobrecogedor, sin duda, Heath Ledger. Y espléndida la narración, sobre todo por su capacidad de sorpresa (desagradable y pesimista, eso sí) y de ritmo. Dura, violenta, desabrida, más próxima al último James Bond que al cine de superhéroes convencional. Cine negro. Negrísimo. Y desolador.

3. Wall-e
Magnífica ejecución. Impecable diseño. Increíble caracterización de personajes (su expresividad solo merece elogios). Exquisitos homenajes al cine mudo... Y un tostón de película que se alarga hasta la náusea para contar una historia de amor cursi y una fábula ecológica y moralista. Ni una pizca del ingenio y de la complejidad de Ratatouille o Los increíbles, guiones llenos de curvas frente a esta línea plana -perfecta, sin duda, pero plana también en esa perfección- donde no conseguí emocionarme una sola vez. No sé qué opinará el público infantil, pero a mí -lejos de compartir el entusiasmo general de la crítica- la película me parece evidente en sus logros y tediosa en su resolución. La emoción no consiste en hacernos ver continuamente lo acertados de sus homenajes cinéfilos o la calidad técnica de cada uno de sus planos, sino en conseguir que olvidemos todo eso para entrar de lleno en la historia, ya sea en la vida de un ratoncito chef o en la de una familia de superhéroes con problemas de lo más variopinto. En esta caso, confieso que no conseguí entrar en la nave espacial. Me sentí, definitivamente, en otra galaxia.

4. Dejad de quererme
Buenos diálogos. Una soberbia interpretación protagonista (qué actor, qué actor...). Y alguna escena brillante (bravo por la fiesta de cumpleaños). Sin embargo, la película se apoya en exceso en un giro de guión que, según el espectador, puede resultar muy previsible... Personalmente, no suelo adelantarme a lo que va a ocurrir (es más, lo evito) y, pese a ello, en este caso me bastaron diez minutos de proyección para adivinar el final. Aún así, es una película sincera y, por momentos, emocionante. Sencilla en la ejecución pero con buen oficio y algunas conversaciones que permiten al espectador sentirse cerca de la historia y de sus personajes. Pequeño cine francés que, sin levantar grandes pasiones, sí eleva el tono de una cartelera demasiado lejana de lo humano. En este caso, lo humano -afortunadamente- es protagonista.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mamma mía es entretenida, para pasar un buen rato.

Wall-e tengo ganas de verla, ya opinaré (pero después de Ratatouille el listón quedaba muy alto jeje).

Batman me encantó. La recomiendo encarecidamente a todo aquel que guste del buen cine. Impecable de principio a fin: fotografía, seguimiento de la acción, reparto, guión, ... Lo del Joker es capítulo aparte... sencillamente genial.

Besos de Peter Parker para mi Willy Fogg favorito :D

SisterBoy dijo...

1. Nunca iré a ver a Mamma Mia pero me parece agradable y sano los comentarios que he oido en plan "es una petardada pero me encanta" o "es mala pero lloré como era el deber de toda mujer". En fin ¿no es eso el cine?. En cuanto al reparto señalar que quizás Colin era demasiado joven para el papel y la pena que me da que nadie se acuerde del tercer aspirante (que no nombro porque tamoco me acuerdo)

2. De El caballero oscuro ya digo en mi casa lo que me pareció.

3. En desacuerdo con Wall.e, a mi me gustó bastante y lo único que lamenté es que lso responsables de la pelicula no tuvieran el atrevimiento de contar toda la historia con el mismo tono con el que contaron los primeros cuarenta minutos. Aunque comprendo que no lo haya hecho.

4 Dejad de quererme. De acuerdo también. En el caso de esta pelicula yo sabía que había "algo" que justificaba el estrafalario comportamiento del protagonista y la verdad es que se daban demasiadas pistas. Aun así me ha parecido muy agradable y coincido también en lo del protagonista al que sólo conocía de "Las confesiones del Doctor Sach" que si no has visto te recomiendo.

Anónimo dijo...

Soy de la opinión de que las peliculas últimamente son demasiado largas, pero respecto a Batman, volveía a verla solo por la escena del Joker de enfermera. Y Wall-e me enamoró sin más.

coxis dijo...

Wall-e me reitero a lo que dije en mi humilde blog: que buen vasallo si hubiere buen guionista

Mamma Mia! un auténtico MUST para comprar en DVD y ver cuando uno tenga el día un poquito bluff

La de Batman ya veremos si la veo (ahora que no nos oye nadie, se me ha atragantado la peliculita... Tanto ringo rango que le están dando)

En cuanto a la francesa, a Murcia llegará (si llega) a la filmoteca o al videoclub...