22.10.08

Cine light

1. Vicky Cristina Barcelona
Baja en calorías intelectuales. Densa en tópicos. Baja en interpretaciones (¿por qué aparece una Scarlett tan vulgar y prefuturamatrona? ¿por qué Bardem aparece tan desganado y poco verosímil?). Baja en localizaciones (es un tomavistas simplón de la Barcelona más turística: mucho Gaudí y poca vida barcelona). Baja en música (¿por qué no asesinan a la cantante del temita machacón?). Baja en su capacidad de sorpresa (todo previsible, todo evidente, todo vodevilesco). Baja en su humor (gags manidos, salvo por la presencia de Pe y de algún que otro barbarismo hispánico). Baja incluso en su final y en el pesado del narrador (basta de voces en off inútiles, por favor). Y sí, es Woody, pero hasta los genios deberían replantearse si es necesario producir tanto. ¿Una película al año? Tal vez no sea oportuno. Tal vez no sea el momento. Tal vez un descanso nos devuelva al director de Balas sobre Broadway o Delitos y faltas y nos haga olvidar al autor de aquella memez que aquí se tradujo como Y todo lo demás.

2. Los girasoles ciegos
Baja en contenido. Baja en capacidad de adaptación literaria. Baja en síntesis. Baja en su forma de convertir en un cuento de buenos y malos uno de los cuatro complejos relatos de Alberto Méndez. Ah, no solo uno, también mutila -destroza y pisotea- el segundo de ellos. La Verdú hace lo que puede, Javier Cámara está horrendo (por favor, que lo retiren ya), el niño se defiende (creo que es el actor que más me convenció) y Raúl Arévalo da bandazos con un personaje simplón y maniqueo (otro de los actores sobrevalorados que están bien cuando dan con directoras como la Querejeta y que vuelven a su vulgaridad cuando dan con directores mediocres como Cuerda). Si la intención era hacer un remake curil de La lengua de las mariposas, lo han logrado. Si la intención era captar un ápice de la amargura, el horror y la complejidad de la novela de Alberto Méndez, el saldo es -definitivamente- negativo.

3. Quemar después de leer
Baja en pretensiones (evidente su tono cartoon). Baja en sus referencias cinéfilas (demasiada autoparodia y automención: los Coen hacen cine para sus fans en esta ocasión). A cambio, un estupendo Brad Pitt. Algo de humor chusco (¿qué pinta la máquina fabricada por Clooney?). Y muchos actores repitiendo sus estereotipos (la Swinton vuelve a hacer de zorra perversa y John Malkovich..., bueno, Malkovich sigue empeñado en demostrarnos que perdió la cabeza hace décadas y que desde Las amistades peligrosas, más o menos, no levanta la cabeza perdida). Por lo demás, la moraleja misántropa del filme no es original, ni novedosa. Ni siquiera es necesaria. Lo mejor, el final del personaje de Pitt (lástima, era el que más me gustaba) y las conversaciones entre los jefazos de la CIA. Por lo demás, una suerte de cruce entre Fargo (solo que a años luz de su calidad) y El gran Lebowski. Básicamente, un filme ideal para los fans del Nota que, a mí, siempre me dio urticaria... Al menos solo dura noventa minutos y hasta tiene ritmo. De las tres hoy mencionadas, sin duda, es la más interesante.
Tiempos light en el cine. O leído de otra forma, tiempos de cierta -y contundente- mediocridad.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo he visto la primera y la tercera y, esta vez sí, estoy completamente de acuerdo contigo.

¿Has visto "Un dios salvaje"? Fui a ver la obra seducida sobre todo por la presencia de mi actriz española favorita -la Verdú- y, aunque ella está bien, la que me cautivó completamente fue Aitana.

Besos,

PAL

SisterBoy dijo...

Jo a ver si ves algo que haya visto yo también. No he visto la de Allen porque me niego a verla doblada (soy tolenante en otros casos pero no en peliculas en las que se habla en ingles y en español) no he visto la de "Los girasoles ciergos" porque no me va el tema y no he visto "Quema después de leer" porque no soporto a los Coen haciendo comedia

Clara dijo...

Solo he visto la de Woody, y no puedes imaginarte la mala impresión que tuve de esta pélicula; lo que qiuzá más pena me de esque títulos como Scoop o Match Point sean, en estos momentos, de Woody Allen; es una pena, pero a todos nos puede pasar ¿no?


P.d. :
Soy nueva en esto, acabo de descubrir tu blog, y por lo que he visto, merece mucho la pena.

Un saludo

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Vicky Cristina y Barcelona. No sabía a quien mataría primero si a la cantante o a Scarlet que no solo lo hace fatal sino que sale hasta fea. Además, ¿el faro de oviedo? juraria que no tiene mar, ¿no será Gijón?

Cinephilus dijo...

Pues sí, Pal, la de El dios salvaje la vi con Juan en París el año pasado, con una interpretación magistral de Isabel Huppert... Y mañana voy a verla con Juan y con mis padres en la versión de Aitana-Maribel. Estoy deseando ver qué han hecho con el texto y la puesta en escena...
Por cierto, que ando como loco con la asignatura de teatro que doy este año en 3º de la ESO. Ya tengo la idea del montaje y, en fin, ya te contaré...
Besitos a todos. Y no perdáis el tiempo con esta de Allen, seguro que encontráis algo mejor en la cartelera (¿seguro? jeje)

Anónimo dijo...

Hola guapo!
Me han llegado varias críticas semejantes sobre la peli de Allen, así que no tenía pensado ir a verla. Sin embargo, me gustó mucho tu texto de hace unas semanas sobre la pareja de chicas y la reflexión a partir de la película. Creo que demostraste mucha inteligencia al hacer limonada de dicho limón.
Enhorabuena otra vez.
Un besazo

Sinclair

Cinephilus dijo...

Gracias, Sinclair. Tú siempre tan generosa, cariñosa y estupenda en tus comentarios ;-) Muchos besitos muy dulces para las dos. Muaks!

Arual dijo...

Con la ilu que me hacía ver la de Allen pero no eres el primero que me advierte de su mediocridad... Alerta me quedo!

Vargtimen dijo...

A veces la comida light como una sabrosa ensalada es mucho más apetecible que un nutritivo pero grasiento filetón.

Personalmente, prefiero ver a John Malkovich perdiendo los papeles ante el chantaje más gili de la historia, que dedicar mi tiempo a otro tipo de cine con más miga y carbohidratos innecesarios como "Luz silenciosa", por poner un ejemplo.

A mí la de Allen me gusta. Se le pueden poner sus peros, pero creo que la gente ha acudido a los cines con las uñas ya afiladas de casa y esa no es una buena actitud.