17.10.08

Ni feria, ni ciencia

Y Madrid sigue convirtiéndose en un ghetto privado. Esta vez, gracias a la clausura -por falta de presupuesto, dicen- de uno de los pocos eventos científicos para escolares que se organizaban en la ciudad: la Feria de la Ciencia. Un evento en el que participaban decenas de centros educativos y en el que los escolares exponían sus creaciones, más o menos logradas, pero al menos suyas y originales.
La Comunidad, eso sí, nos ha dejado una opción fascinante: ahora la Feria es virtual, es decir, que los alumnos pueden exhibir sus obras... en internet. Perfecto, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de sus trabajos son interactivos y que, además, la Feria no solo era una muestra científica sino, además, un espacio de convinvencia e intercambio personal y cultural para los alumnos de Secundaria y Bachillerato.
Por otro lado, ¿a quién le importan esos adolescentes? Total, siempre pueden sumarse a las estadísticas del fracaso escolar, ¿no?, que nunca viene mal para seguir desacreditando la enseñanza pública.
Ah, y además, también cierran el Mercado Fuencarral. Con un poco de suerte vuelven a convertir el barrio de Chueca en la zona de delincuencia que era hace un par de décadas. Total, qué más da. Solo se trata de Madrid, una ciudad que, por lo visto, solo amamos quienes no estamos a cargo de su gobierno...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Queridísimo amigo.

Aprovecho la tregua con Tele2 -os recomiendo que no contratéis bajo ningún concepto sus servicios- después de casi tres días de dura batalla para hacer un par de precisiones sobre este último post tuyo.

1) Según tengo entendido, la suspensión del SIMO se debe al Ministerio, Sebastián por más señas, aunque he de ser cautelosa con esta información. Tendría que contrastarlo pero ahora mismo no me da tiempo.
2) Siempre me he preguntado quién compraba algo en el Mercado de Fuencarral. Mi humilde sueldo de mileurista nunca me permitió adquirir nada en este templo de fashionistas pudientes -¡qué suerte!- pese a haberlo intentado en numerosas ocasiones. Creo que tal y como están las cosas, lo que no van a cerrar van a ser los Lefties y los H&M, donde compro la mayor parte de mi ropa desde hace años. Me atrevo a asegurar que a los varios millones de parados como yo y a la gran masa de trabajadores con sueldos mediano-bajos no nos va a afectar demasiado. Confiesa que lo que te espanta es tener que ir sí o sí al Barrio de Salamanca a comprarte tus "must" con el riesgo de cruzarte con la Botella. ¡Ja ja ja! Además, tampoco creo que su cierre pueda estar directamente relacionado con un eventual aumento de la delincuencia en la zona...

Os debo un mail largo a Sinclair y a ti, pero ahora, para variar, tengo que salir pitando. Si continúa la tregua, esta tarde doy señales de vida.

Muchos besos,

Paloma

Anónimo dijo...

Rectifico: confundí la Feria de la Ciencia con SIMO. En ese caso, estoy totalmente de acuerdo contigo. Me parece muy desacertado.

Más besos y disculpas.

Paloma

Anónimo dijo...

Pues sí, una auténtica pena, porque la del año pasado fue muy interesante y este año es el Año Internacional de la Astronomía. Sé que había chavales en los institutos que estaban preparando planetarios y recreación de experimentos sobre la llegada al cometa este verano de la misión Roseta... Todo al traste, supongo. La verdad es que así es difícil motivar.
Yo creo que el problema de la Feria de la Ciencia es que era un escaparate de muchas cosas estupendas que se hacen en los institutos públicos (muy pocos privados y menos concertados veías por allí). Obviamente no interesaba, ya que si hubiera sido así, la Barbie privatizadora que nos gobierna hubiera barajado que la Feria se financiase con fondos de algunas empresas esponsorizadoras. Desde luego, no estaría mal que alguna editorial o alguna empresa de I+D, que no están notando la crisis por la obligatoriedad del pago de sus productos, se rascasen el bolsillo.
Aunque solo fuera por publicidad.

Besotes

Sinclair

Anónimo dijo...

Es cierto que el Mercado de Fuencarral se ha convertido en los últimos años en todo contra lo que (en teoría luchaba) los estratosféricos precios y los clones de la moda. Pero, con todo esto, me parece incomprensible su cierre por ser un espacio mítico, al igual que me lo parece que se acabe con los teatros para poner H&Ms pero en fín...