1.10.08

Retales

Y los recuerdos al aire me besan la cara.
Solo recuerdo lo bueno; de lo malo nada.
Celtas Cortos
Qué difíciles los días en los que, por tonterías, por detalles, por instantes o por simples segundos, se hace difícil sentir un equilibrio que creemos perder. Qué estupendo debe ser saberse -siempre o casi siempre- eufórico, seguro de uno mismo y sin tanto vaivén ciclotímico. El cansancio, supongo, tiene estos resultados. O el exceso de autoexigencia. O la realidad que, en alguna que otra arista, se empeña en darnos una visión afilada y cortante. Tonterías diminutas y solucionables, sin duda, pero que exigen sacarle brillo al yo funambulista y realizar, con gesto grácil, la acrobacia de la cotidianidad.

7 comentarios:

inquilino dijo...

Mi querido Ci, desengáñate: sólo los ciclotímicos sienten (sentimos) esa suerte de euforia que anhelas. Para tocar el cielo hay que coger carrerilla descendiendo un poquitín a los infiernos.
Mañana tocamos el cielo juntitos un rato. ¿Hace?

Mimitos de esta hegeliana empedernida.

Cinephilus dijo...

supongo que llevas razón, linda... cuántas ganas de verte ;-)

Anónimo dijo...

Venía hoy reflexionando sobre la razón para que enquisten tanto los problemas, aun sabiendo que tienen solución; por qué si pongo medios para paliar las dificultades con muchas más probabilidades de éxito que de fracaso me siguen fastidiando tanto; en definitiva, cómo puedo llegar a ser –eventualmente, gracias a Dios- tan negativa, y lo peor, tan autodestructiva cuando algunas cosas se me tuercen. Esta rebeldía mía conmigo y mis circunstancias es de lo más molesto y paralizante. Y llego a casa, inmersa en este bucle, te busco en la Red y encuentro tus palabras. Cuánta verdad y cuánta sabiduría condensada hay en este último post tuyo. Y sobre todo, qué coincidencia tan reconfortante –consuelo de tontos, sí, ¿pasa algo?- con mi estado de estos días.

Anónimo dijo...

En tu caso creo que es, sin duda, el exceso de autoexigencia.



Besos de Klingsor

Fidelio dijo...

Me ha gustado lo de “la acrobacia de la cotidianidad.” … supongo que determinada gente (la más sensible, la más interesante …) tiene que actuar en la vida como si al nacer la hubieran arrojado en medio del océano … mover brazos y piernas continuamente; porque como pares, te hundes.

Perdona por el lugar común y por el topicazo pero está claro que “ … life is what happends to you while you are busy making another plans …” John Lennon Dixit.

Un abrazo de un nadador que a veces se cansa de serlo a otro nadador que sospecho pasa, de vez en cuando, por ese mismo trago.

R.

Cinephilus dijo...

No deja de sorprenderme (para bien) que el fenómeno blog despierte una de esas raras y poco comunes virtudes humanas: la empatía.

Es estupendo compartir emociones, ilusiones o fantasmas sin definirlas ni ponerles palabras que las acoten ni limiten.

Besos para todos de un autoexigente irredento y ciclotímico

Arual dijo...

Eso es cansancio amigo Cinephilus, seguro. Llego tarde, pero llego. Un beso!