25.2.09

Oscars. Valoración a modo de esquema (o algo así)

Lo que más me gustó...
...los discursos del guionista y el protagonista de Milk, película necesaria y, aunque discutible, interesante (a mí, personalmente, me gustó mucho). Estupenda -y valiente- reivindicación del matrimonio homosexual en un foro tan abierto y mediático como el de los Oscar. Bravo por ambos. Y el guionista, por cierto, muy guapo, lo cual no deja de ser un mérito añadido y agradecible. Esos dos Oscar, lo mejor de la noche.
...el vestido de Pe. Un Oscar inmerecido por un filme menor y un personaje de brocha gorda, pero la chica iba guapa, es simpática y no me cae del todo mal. Eso sí, el Oscar se lo tenían que haber dado a su agente y a su asesor de imagen, que ha sido capaz de refinarla y sacar un bellezón a partir del tapocente vulgar de La fuerza del destino. Sea como sea, enhorabuena.
...la presentación desaforada de Hugh Jackmann. Sigue siendo el más guapo, con permiso de Daniel Craig, y encima es un bailarín y cantante estupendo. ¿Para cuándo le van a dar un musical cinematográfico? Lástima no haberle visto en Broadway... Me lo anoto como tarea pendiente.
...el Oscar, por fin, a Kate Winslet. Me gustó mucho más en Revolutionary Road, pero, qué más da, se lo merecía. Lleva años haciendo papeles arriesgados e interesantes, como en la fantástica y oscura Little children. Además, una película tan especial como El lector no merecía irse de vacío.
...el triunfo alocado y colorista de Slumdog Millionaire. Ya la he visto dos veces y gana con cada visionado. Videoclipera, con final edulcorado, tramposa..., pero eficaz en sus propósitos, con estupendas interpretaciones -esos niños son increíbles- y con una estructura inteligente y juguetona. Solo por conseguir que salgamos del cine con una sonrisa a la vez que con el corazón encogido por la miseria vista en la pantalla, ya merece toda mi credibilidad.
...el aplauso a Almodóvar en pleno agradecimiento de Pe. Fue una de las pocas ocasiones en las que el auditorio rompió a aplaudir con ganas sin necesidad de que nadie se hubiera muerto.
...los vestidos en tonos crema y con palabra de honor. Pe, de nuevo, acertó y marcó tendencia. Junto a ella, destacaron la Winslet, la Tomei...
...el medley de los musicales: inteligente, hábil y estupendo. Bravo por su compositor.
Lo que menos me gustó...
...que Benjamin Button, una maravilla lírica de Fincher (a ver cuándo le reconocen su talento), se fuera casi de vacío.
...que el Oscar a Heath Ledger fuera tan previsible y no sé hasta qué punto tan innecesario. Me quedo con su papel en Brobeback Mountain y, en esta ocasión, prefiero la interpretación de Brolin en Milk y la del actor secundario de Revolutionary Road, que compone un loco con muchos más matices -y dificultades- que el histriónico Joker.
...el vestido de Meryl Streep y el saco con el que acudió Tilda Swinton. ¿No encontró ninguna boutique abierta?
...la pesadísima y engolada presentación de los intérpretes ganadores, con cinco presentadores y cinco discursos plomo por barba. Como si no hubiera bastante con los agradecimientos a familia, amigos, vecinos y demás parentela de los premiados.
...que La clase se quedara sin su Oscar al filme extranjero.
...que La duda, un prodigio interpretativo a cuatro bandas, no lograra ni un solo Oscar al trabajo actoral.
...que Ben Stiller no decida dejar para siempre el mundo del cine y se limite a hacer un programa como el de José Mota, para que no tengamos que sufrirlo tan a menudo.
...la ausencia de humor (compensada por la música) y los malos gags. No solo los guionistas de los Goya son penosos.
...el vestido negro de la Jolie: ¿se ha abonado a él? ¿Nadie le ha dicho que no es el color más apropiado para la ceremonia? A ver cuándo se renueva la imagen. Esmeraldas aparte, claro.
...la ausencia de Bardem. Su divismo, su antipatía y su poco saber estar no conoce límites. La excusa del rodaje no cuela. Demasiado fácil para evitar la foto incómoda con su pareja.
...la falta de nominaciones para Revolutionary Road, una de las mejores películas del año.
...el look de Mickey Rourke, de un frikismo aburrido y cansino. Menos mal que la Tomei contrarrestaba sentada cerca de él.

7 comentarios:

Alba dijo...

Ohhhsss los Oscars... todo el mundo habla de ellos y la verdad me siguen dando lo mismo jajajajajaja
Por cierto, tienes un comentario en la entrada de antes...

Un beso!

Anónimo dijo...

jajaja, el look de Mickey Rourke era horrible, pero no te metas con Angelina que aunque repita iba muy guapa la chica :D

Lo de Bardem es un error por su parte. Pero nada, él se lo pierde.

El presentador estuvo genial. El número con Beyonce fue estupendo. Pero bueno, aquí no tenemos nada que envidiarles... Hugh y Beyonce no son nada con nuestros finos y elegantes Aída y Corbacho... los Oscar tienen mucho que aprender de nosotros aún... están a años luz de nuestro poco gusto haciendo galas xDDDD

Besotes
P. Parker

Arual dijo...

¿Qué haría sin vuestros post resumen de los OSCAR? Hace un tiempo habría podido escribir yo uno, hace un tiempo pasaba la noche en vela para verlos, hace un tiempo había visto casi todas las candidatas ya y tenía mi propia quiniela, hace un tiempo... Bufff no sé para que digo todo eso porque hace un tiempo no tenía a mi pequeñajo consumiendo cada una de mis fuerzas con esa gracia y esa sonrisa que me tiene loquita por completo, jeje!!

Anónimo dijo...

Vaya! pues me siento muy identificada contigo, Arual.
Por otra parte, yo creo que la presencia de Bardem le hubiera restado protagonismo a Penélope, yo no le eché de menos. La verdad es que no soy muy fan de su trabajo, pero me alegré por ella y me gustó la dedicatoria. El traje de novia no tanto, pero bueno...
Un besote
Sinclair

SisterBoy dijo...

En la parte buena de acuerdo en todo a excepción de los ocho enanos para Slumdog Millonaire, buena película pero de ninguna manera la mejor de las que competían.

En la parte mala de acuerdo en todo excepto en lo de la presentación de los oscars a los actores (me pareció una buena idea) y en que el gag de Ben Stiller aunque cruel me pareció desternillante.

Añado que la Jolie acertó una vez de pleno el año que llevo una especie de traje-chaqueta blanco de lo más elegantón y que la ausencia de Bardem es inexcusable. Vamos a mí me dan un Oscar y no está mi novio allí para darme un besazo y ya puede ir buscandose a otra.

Alba dijo...

has visto la de El curioso caso de Benjamin Botton?
No entiendo de cine y la verdad eso de pasar un rato viendo una pantalla no es lo mío pero me resultó interesante. Sobre todo hay que escucharla, porque tiene muchas cosas que hacen pensar.

Un beso, gracias por pasarte por mi blog!

Anónimo dijo...

Pues a mí m gustó la Winslet más en Revolutionary Road, desde luego, y The reader es una buena película con una primera mitad estirada hasta más no poder, que llega a hacerse pesada y una segunda mitad espléndida. Me gusta mucho mucho Slumdog Millionaire a pesar de que algunos de los sabios del lugar opinen lo contrario.Me alegro por Pe aunque no deja de estar graciosilla en su oscarizado papel, menos arriesgado que las secundarias de Doubt (ya que todas se quedan con su título original en inglés).Ellas sí lo merecían de verdad, al igual que los dos protagonistas de esa misma película. El modelete vintage de Pe estaba muy bien y es que, claro, por mucho que se diga, ni Blamain ni Balenciaga o cualquiera de los grandes de la época dorada de la Alta Costura admiten comparación posible con la actual época "masificada y globalizada" del prêt-à-porter de lujo (léase el omnipresente Armani o la hermanísima Donatella, por ejemplo que hacen cosas bonitas y que gustan a todos pero que rara vez se arriesgan). C'est fini.