22.3.09

De München a... Andorra

Días excepcionales -juntos y solo nuestros- en München. Mucho que decir y que contar de esta escapada, incluyendo una estupenda puesta en escena de Otello, una de las óperas más intensas del ya generalmente intenso Verdi. El hotel, impresionante. Cenas en restaurantes de moda en los que tendremos que repetir (muy recomendable Brenner, por ejemplo). Visita al barrio de los museos para deleitarnos con las joyas de Die Brücke, entre otros. Una ciudad a la que regresar. Otro rincón del mundo más que ya es también nuestro.
Y ahora, salgo rumbo a un autobús repleto de adolescentes -ochenta y cinco, en números exactos- camino de Andorra. A ver qué tal se nos da esta semana de convivencia profes-alumnos. Espero que sea una experiencia tan positiva como la imagino... Os cuento a la vuelta ;-)

3 comentarios:

Alba dijo...

Me alegro de que esa primera experiencia haya sido tan guay! München... algún día... habrá que ir.
Justo te vas de viaje cuando vuelven los míos... jajajaja espero que todo acabe bien.
Pero te acompaño en el sentimiento jajajajaja

Besos!

SisterBoy dijo...

¿Y la cerveza?

Arual dijo...

Dos veces he estado en Munich y las dos me lo pasé genial, y es que mi hermanita estuvo allí de Erasmus y como aproveché la oportunidad para conocer bien la ciudad y su maravillosa cerveza, jeje!!
Que disfrutes de Andorra también, yo cada vez que voy me dejo la tarjeta echando humo... no puede ser!!