26.4.09

Al apagar los focos

Lo mejor de los estrenos, de las funciones, del agotamiento -pre y post obra- es, sin duda, la avalancha de cariño -sincero, próximo, intenso- de quienes acuden. La caricia de mi pareja, los abrazos de los amigos. Cada función es una excusa para rodearme de gente a la que quiero y cuya presencia, en cada nuevo montaje, me llena de alegría y de satisfacción. Soy consciente de cometer -a menudo- muchos errores. De ser muy imperfecto. De tener que mejorar en tantas y tantas y tantas y tantas cosas... Sin embargo, algo debo de haber hecho bien en estos años para estar -y sentirme- rodeado por tantos y tan excepcionales amigos. Por tanto cariño. Por tanta generosa complicidad. Una noche redonda... Gracias a todos vosotros por hacerla posible.

...rompiendo la media noche encima del escenario;
solo teníamos quince años y ahí supe lo que sería
dos corazones marcados para el resto de los días...
...eran maneras de vivir por un pedazo de sueño,
siempre que salgo a tocar, me acuerdo de aquellos tiempos.
Sigo buscando la verdad cuando se rompe el silencio,
siiempre que salgo a tocar, me vienen esos recuerdos...

7 comentarios:

Alba dijo...

me alegro de que hayas tenido una noche tan redonta...

Cinephilus dijo...

Gracias, Alba ;-) La verdad es que sí fue redonda... Muy especial. Besitos

Anónimo dijo...

La noche fue redonda, o mejor dicho esférica ya que no fue plana en modo alguno.Un texto muy bueno, por el que el tiempo no pasa y que demuestra así su calidad, una dirección tan inteligente como su autor, despojada de artificios inútiles para que pueda destacar ese texto y una gran interpretación por parte de tres grandes actrices que no sólo se creen lo que dicen sino que saben transmitirlo a los espectadores que se convierten en cómplices y que juegan con esos espectadores-¿porqué en francés se utiliza "jouer",para "representar", o en inglés se llama "play" a una obra teatral?-.¡Qué estupenda bienvenida para una de las actrices que subió a escena tras bastante tiempo y que, como sus dos compañeras de reparto, magníficas como siempre, nos divirtió y nos hizo reflexionar para que la obra, además de provocar nuestra risa, no fuera algo vacuo sino un motivo para ejercitar unas neuronas que muchas obras se empeñan en adormecer. Por eso la sala se llenó e incluso se salió, teniendo que añadirse varias filas de asientos.¡Enhorabuena!

Arual dijo...

Me alegro mucho por el éxito!!

Dave dijo...

Un placer rememorar el texto con el que os conocí, gracias a ti de nuevo por remover las conciencias. Enhorabuena al trio de ases femenino y un abrazo enorme al director. Gros bisous

Anónimo dijo...

Y en la distancia ya sabes que hay también apoyo incondicional... el abrazo físico te lo damos cuando nos veamos, que ojalá sea prontito.

Te quiero brother!
Peter P.

Cinephilus dijo...

Tú siempre estas cerca, brother... Yo también te quiero mucho.
Tu idolatrado y admirado Fer ;-)