8.6.09

Grandes noches

Una cena con amigos -de los que se merecen la palabra amistad siempre en mayúsculas- para inaugurar nuestro nuevo piso y compartir risas y confidencias al ritmo de un buen vino. Un concierto -irrepetible- con un soberbio -además de guapísimo- Juan Diego Flórez dando una lección de bel canto y, sobre todo, de carisma y de genialidad musical. Una cena, esta vez fuera de casa, para celebrar el concierto con una pareja de amigos con los que no dejamos de sumar grandes momentos -en lo bueno y en lo no tan bueno: qué excepcional es poder compartirlo todo con vosotros- y de quienes sabemos que siempre podemos esperar lo mejor. Y todo eso precedido por la boda -enhorabuena, chicos- de otros dos grandes amigos a los que esperamos ver a su regreso de Nápoles, para pasar un rato los cuatro juntos, esta vez sin aviones que nos lo impidan, y celebrar que Juan y yo estamos rodeados de gente que nos quiere tanto como nosotros a ellos.

Pequeñas grandes noches que me impiden pensar que hoy es lunes, que son las ocho de la mañana y que debo hacer algo llamado trabajar. Quizá sea porque ahora mismo creo que sigo escuchando a Rossini con tu mano sujetando -apretando- la mía..., y eso, am, me hace respirar mucho más intenso. Y hondamente feliz.

8 comentarios:

Alba dijo...

Hay cosas, pequeñas cosas. Que pueden hacerte sentir mil veces mejor. Simplemente por su minucia... cosas que, a lo mejor si fueran grandes, no serían de la misma manera.

Un beso!

coxis dijo...

aaaaay...
Feliz lunes

inquilino dijo...

Algo habrás hecho para tener amigos tan incondicioales. Digo yo.
;-)

Cinephilus dijo...

Qué va, linda... Yo no he hecho nada, simple suerte... La verdad es que un lujo estar rodeado de gente tan excepcional como tú, mi inquilino :-) Y mañana, Rigoletto los tres juntos. Muaaaaaa!

Arual dijo...

Te mereces todo eso y más sospecho...

SisterBoy dijo...

Teniendo salud y un mechero que funcione todo lo demás está de sobra.

Cinephilus dijo...

Jajaja, Sisterboy, aquí el mechero no sirve, porque somos dos no-fumadores y en casa el no-smoking se lleva a rajatabla ;-) El ministerio de Sanidad estaría encantado con nuestra política antitabaco...

Serenitatis dijo...

Volviste a cambiar de piso?
Me alegra muchísimo comprobar que en este periodo de ausencia y desconexión el uno del otro las cosas te siguen yendo así de bien y eres feliz. Te lo mereces cielo.