3.7.09

Pros y contras catódicos

Vaya, este año me quedo sin mi post anti-orgullo gay. La fiesta me sigue pareciendo una horterada y una sucesión de estereotipos que nada tienen que ver conmigo ni con la normalización y la visibilidad -lo único realmente importante-, pero la intervención de este año del PP y, cómo no, de la deplorable Ana Botella me han indignado aún más que el carnaval chuequil. Y es que me fastidia que los peperos madrileños -¿hasta cuándo aguantaremos a este partido en Madrid?- hayan empleado el leit-motiv del descanso vecinal y demás historias -que no digo que no sean ciertas, pero que a ellos les importan un bledo cuando de molestar a los vecinos se trata con sus obras faraónicas- para dar rienda suelta a su homofobia. Así que, por un año, obvio el tema en este blog, sobre todo para dejar claro que estoy harto de los argumentos de los señores del crucifijo y la gaviota, que estarían encantados de anular todos los derechos conseguidos hasta la fecha y que, por mucho que les fastidie, no van a poder revocar.
A cambio, en este breve post (que hay que irse de cena para empezar las noches de fin de semana), nos dedicaremos a dar un repaso estival a ciertas series.

Damages (Temporadas 1 y 2)
Lo que me gusta...
...que incluya a actrices de la talla de Glenn Close o, en su segunda temporada, de William Hurt y Marcia Gay Harden.
...que sepan emplear tan bien los flash-forwards, demostrando una coherencia argumental y una capacidad de sorpresa que se mantiene en sus dos temporadas.
...que no nos confundan en exceso y que el guión sea lo suficientemente turbio y claro a la vez para no aburrirnos como si de una adaptación de una novela de Grisham se tratase.
...que el estilismo de la Close sea absolutamente genial.
...que cada temporada conste (solo) de trece episodios y no se caiga en reiteraciones o alargamientos innecesarios.

Nip Tuck (Temporada 5)
Lo que me gusta...
...que sea tan irreverente, autorreferencial, brutal y extraña.
...que recurra al sexo explícito sin ningún tipo de complejos.
...que ese sexo explícito se dé en todas sus formas y opciones.
...que se incluyan personajes tan estupendos como la psicópata vendedora de ositos de peluche.
...que sean capaces de sorprendernos después de cinco años.
...que su lógica sea ya ilógica y, aún así, nos la creamos.

True Blood (Temporada 1)
Lo que me gusta...
...su turbiedad.
...su sensualidad.
...su indefinición.
...sus protagonistas masculinos.
Lo que no me gusta...
...Anna Paquin: no puedo con ella ni con su falta de carisma.
...sus guiones: demasiados altibajos y escenas con poco enganche. La acción es más bien patética.
...su tendencia a repetirse: no me han sorprendido en un solo episodio.
...la metáfora de los vampiros: demasiado trillada, evidente y facilona.
...su sobrevaloración: nadie le buscaría tantos significados y valores a esta serie si no fuera de Alan Ball.
...su floja temporada 1 pese a las expectativas del piloto.

Gossip girl (Temporada 1)
Lo que me gusta...
...su asumida frivolidad.
...su identidad asumida de Sensación de vivir de los 2000.
...sus vistas de Nueva York.
...sus trajes y gadgets de diseño.
...sus protas masculinos, especialmente el padre del prota pardillo.
...su mala malísima, una versión adolescente de Madame de Merteuil.
Lo que no me gusta...
...sus acciones: demasiado escasas; los capítulos son lentos y previsibles.
...su falta de emoción: ¿por qué no ser más rápidos, más cambiantes, más tramposos?
...su intento de conectar a la vez con adolescentes y adultos, sin saber a qué carta quedarse.
...su necesidad de seguir sumando temporadas para coger ritmo y convertirse en el culebrón fashion-victim en que ha de convertirse.
...su falta de sexo: ¿por qué tanto pudor pseudo new age en una serie como esta?

8 comentarios:

3'14 dijo...

Por comentarios años anteriores, supongo que ya conoces mi opinión sobre las manifestaciones del orgullo. Y sin embargo, este año, me han entrado ganas de salir a la calle, mira tú por donde, nada de ponerme plumas y plataformas, pero oye, también es una parte que, pues a quien le apetezca que la disfrute, maravilloso sería salir todos bien juntitos y mezclados sin necesidad de que fuera un día etiquetado, simplemente, un día de celebración cualquiera, que los hay a patadas a lo largo del año, fiestas mayores, etc...

Y es que hace pocos días publiqué un post en referencia al tema y un triste incidente, como no, provocado por quienes parecen seguir fomentando y dando sentido a la propia fiesta que ellos mismos quisieran ver aniquilada. Pues que se jodan, como es un derecho a seguir ejerciéndolo, y si dejase de serlo, con más razón todavía. Claro, quizás hayamos metido el dedo en la llaga al dejar de lado las cabalgatas festivaleras y carnavaleras, objetivo fácil de crítica y definibles como el esperpento de estereotipos en los que muchos agrupan a todo el colectivo formado por gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, con el pretexto de ridiculizar (personalmente me sigue pareciendo más ridículo el desfile de las fuerzas armadas, pero no seré yo tampoco quien aboge por prohibirlo, con no asistir es suficiente) y al politizar de forma más directa dicha celebración y manifestar la exigencia de una educación justa y no discriminatoria, a los señores/as de la cruz y la gaviota, como tú dices, se les han puesto los pelos como escarpias y claro, hay que contraatacar (como si esto fuera un guerra).

En fin, Cinephilus, realmente mi deseo máximo sería que la manifestación del orgullo se erradicara completamente, pero porque fuera absurda su existencia, porque la orientación sexual de cada individuo dejara de ser una cuestión que incumbiera al vecino y no hubiera necesidad de salir a la calle, porque tampoco habría ya nadie que salir de armarios.

Respecto a lo de Madrid me parece estupendo, claro que sí, en Chueca no viven heterosexuales ni gays, lesbianas etc... que prtenden su descanso...¡Menuda gilipollez!, Les permitimos celebrar en el gueto y todos tan contentos... Cuando ganó el Barça (¡¡¡tres veces consecutivas!!!) salieron sus seguidores a celebrarlo por toda la ciudad, nadie puso inconveniente por el ruido y las molestias a quienes pretendíamos descansar, el argumento: Bah, mujer, ten paciencia, un día es un día. Y se acepta, ¿Porqué con otra celebración debería ser distinta la medida tomada? Seguro que de haber sido el Real Madrid en lugar del Barça, las fiestas hubieran sido sonorísimas por toda la capital... En fín, otra película más de excusas, pretextos, que esconden, sin demasiado éxito, una encubrida homofobia, como bien señalas.

No sigo ninguna de las series que comentas, aunque me quiero poner con True Blood, Nick Nup y Damages me resultan atractivas pero mi tiempo no dispone más de sí.

Besos y disfruta del finde!

3'14 dijo...

He sufrido un momento de dislexia, en donde escribí Nick Nup, debía haber escrito Nip Nuck :S

Cinephilus dijo...

Querida 3,14: no solo me ha encantado lo que dices, sino también cómo lo dices. Gracias por tu comentario. Suscribo cada palabra.
Un beso enorme

SisterBoy dijo...

De acuerdo más o menos en todo excepto en los contras de True Blood. Si uno acepta el absurdo que es esta serie ya no hay nada de que preocuparse.

¿A qué personaje de Gossip llamas "el pardillo"?

Cinephilus dijo...

El pardillo es el novio pobretón de la rubia pija. Vamos, el prota proletario de la serie... A mí me gusta su padre, el cantante venido a menos, que está tremendo y parece su hermano mayor :-)
Por cierto, al fin vi el documental sobre Milk que me recomendaste (era el de Epstein, ¿verdad?) y me ha entusiasmado. Tenías, una vez más, toda la razón, Sisterboy.

SisterBoy dijo...

Supongo que lo verias en La noche temática, lastima de esa voz superpuesta que nos cascan en casi todos los documentales.

Pensaba que el pardillo era el novio original de Serena. Yo por supuesto soy fan de la pareja Blair-Chuck

Vargtimen dijo...

1) Lo de las fiestas del Orgullo me parecen una patochada y una horterada.

2) Chuck y Blair son tan adorables que el resto de la serie ni siquiera importa.

3) En "True Blood" no hay que buscarle tres patas al gato: ni simbolismos, ni profundidad, ni nada que se le parezca. Es una serie para disfrutar de cada minuto, cada personaje, cada extravagancia, cada cutrez, cada despelote, cada rincón del bar de Sam, cada giro demencial del guión. A mí la primera temporada me gustó mucho, pero comparada con lo que llevo visto de la segunda, ahora me parece pequeñita pequeñita.

Anónimo dijo...

Hola que tal mi nombres es Steffy, y veo que su blog
es original con mucho contenido realmente interesante.

Por otro lado cuento con un directorio llamado "Mundo Inicio" me gustaría saber si usted
está interesado en formar parte de el, a cambio le pediría de favor si podría enlazar uno
de mis 2 blogs que tengo, una es de "apuestas deportivas" y la otra habla sobre la
"ruleta y casinos en general". Porfa si estas interesado o quieres saber más al respecto no
dudes en contactarme: sist.deruelta@hotmail.com
Un fuerte abrazo. Saludos
Atte: Steffy