24.8.09

Hangover

He dedicado, exactamente, noventa y siete minutos de mi tiempo a ver The hangover, exquisitamente traducida al español como Resacón en las Vegas. Después de haber escuchado toda suerte de comentarios positivos sobre esta comedia (¿cómo eligen a los críticos de cine? ¿con alguna cartilla de puntos que regale El País?), he decidido dejar mis prejuicios a un lado y darle una oportunidad. Lamentablemente, habría ganado noventa y siete minutos de mi tiempo si le hubiese hecho caso a mis prejuicios que, supongo que a fuerza de tanto ver cine, están más que acostumbrados a no equivocarse en exceso.

The hangover -obviemos su título al castellano, por favor- es una película más de despedida de soltero. No sé cuántos bodrios similares forman parte de este nutrido subgénero, en el que caben títulos como Airbag o Very bad things (nunca creí que esta última pudiera parecerme tan "buena" si la comparamos con el actual engendro que comentamos). En este caso, el planteamiento es -ligeramente- original, fundamentado en la elipsis de esa noche que los protagonistas deben recomponer si quieren hallar al novio, que ha desaparecido en Las Vegas. Sin embargo, en ese planteamiento acaba todo lo bueno que se puede decir sobre esta película, porque el resto es una reunión de tópicos a cual más previsible, aburrido y cansino, especialmente, el trío protagonista: el amigo responsable y dominado por el tópico de la mujer castradora, todo un clásico de la misoginia que aquí se convierten en el dentista y su novia; el amigo ligón y guaperas, Bradley Cooper, al que no sé qué narices le ve todo el mundo...; y, cómo no, el amigo raro, feo y absurdo -a caballo entre Rain man y Jackass-, el habitual freaky del que se vale todo guionista de tercera para provocar risas facilonas y simplonas (valga como ejemplo la elegante escena en la que el actor en cuestión nos enseña el culo mientras se prueba su traje para la boda).

Por si eso no fuera poco, el humor -por llamarlo de alguna manera- se basa en elementos igualmente sorprendentes y originales, dignos de Hawks o Wilder, como poco. Dejando a un lado los momentos escatológicos -al menos, no son muchos: vomitan y mean solo lo justo-, los inspirados gags se suceden gracias a un chino mafioso amanerado (algo así como un cruce entre Brüno y Ong Bak), un anciano que enseña el culo en la consulta del médico, alguna alusión fuera de lugar al 11-S, la aparición de Mike Tyson (?!), unos cuantos comentarios homófobos (de eso que no falte: no saben hacer una comedia sin bromear sobre el tema), un condón usado tirado en un coche, o un bebé que se aporrea con la puerta de un coche. Tronchante, de verdad.

Todo esto se justifica -cómo no- con la patochada de que "es una película de humor gamberro y políticamente incorrecto". Y esta última afirmación, por supuesto, es una memez además de un acto enorme de cinismo, ya que la película no puede tener un desenlace más convencional, cursi, familiar y políticamente correctísimo. Es mucho más fácil hacer chistes burdos fuera de tono que apostar por una película realmente valiente y donde el final no se convierta en un canto a la familia y el matrimonio, haciendo que hasta el supuesto canalla interpretado por Cooper sea... ¡¡¡un marido ejemplar y todo un padrazo!!! Pocas películas he visto con un final tan edulcorado como esta. Creo que hasta Blancanieves era mucho más transgresora (al menos, no se nos cuenta todo lo que hizo con los enanitos).

En fin, una comedia floja, aburrida, tediosa y vista mil veces, con un tema que cada vez está más manido: los treintañeros que no quieren madurar y bla, bla, bla. No solo hemos visto ya muchas películas sobre este mismo asunto, lo peor del caso es que -con escasísimas y honrosas excepciones- todas son tan simples, superficiales y anodinas que resulta imposible identificarse con ninguna de ellas. Y no digamos ya reírse con sus chistes. Lástima que engendros así sean tan taquilleros. ¿Realmente nos conformamos con tan poco?

Ojalá pudiera recuperar esos noventa y siete minutos de mi tiempo con tanta facilidad como los protagonistas de esta simpleza recuperan su happy end. Ah, y para colmo, este fin de semana estrena película Isabel Coixet, así que protéjanse y no salgan de sus casas, no vayan a ser abducidos por su nuevo arrebato de pedantería tras aquella joya inefable llamada Elegy... Continuará.

9 comentarios:

Queer Enquirer dijo...

Pero hombre... cómo se te ocurre!! Si tienes ganas de ver pelis gamberras ponte Pory's. (O Another Gay Movie :D y su secuela)
A la de la Coixet voy con Sisterboy, cortesía de Club Renoir. Miedo me da...

inquilino dijo...

A mí lo que me preocupa no es que sean taquillazos -siempre lo han sido- sino que ahora ¿gusten? a la crítica. Algunos, con tal de epatar y hacerse los modernos, son capaces de elogiar cualquier cosa

Cinephilus dijo...

Sisterboy, ir a ver la de la Coixet es un acto de suma temeridad... Espero que salgáis sanos y salvos...

Inquilino, totalmente de acuerdo en lo que dices. En fin, yo pienso reivindicar desde ahora que Porkys es una obra maestra incomprendida... Hala.

SisterBoy dijo...

Nada nada, hay que ir a los clásicos y verse "Despedida de soltero" cuando Tom Hanks era gracioso

Peter P. dijo...

Amigos, salvemos a Cinephilus. Por su bien físico y psíquico voy a formar una nueva asociación que se llamará "Menos vacaciones para los profesores". Tanto tiempo libre hace que se meta a ver películas a las que nunca habría ido a ver en su sano juicio...

En serio, tenemos que ayudarle, si no le ponemos remedio en breve nos comentará todas las pelis malas de la cartelera y su ansiedad le llevará a hacer un repaso por lo más cutre de los vídeoclubs... "cuestión de pelotas", "colega, dónde está mi coche"... ¿no os dais cuenta de lo que se nos puede venir encima?

Por el bien de Cinephilus y de la calidad de su blog, tu voto cuenta. Vota "Menos vacaciones para los profesores". Por la salud de nuestros maestros xDDDDD

Cinephilus dijo...

Cuánta razón tienes , Peter... jeje... Besotes ;-)

Vargtimen dijo...

Yo ya estoy haciendo acopio de gasolina para quemarme a lo bonzo delante de algún cine donde se proyecte lo nuevo de la Coixet.

Respecto a "Resacón en Las Vegas"... mira que a mí me gusta todo este cine bobo y tontorrón para consumir sin pensar, pero no paro de leer malas opiniones y de escuchar voces que me la desaconsejan. Si tengo tiempo el fin de semana lo mismo me meto a ver "Anticristo", a ver por dónde nos sale ahora el Lars.

inquilino dijo...

JO JO JO!!
Sr. Parker, es usted genial. ¿Se lo han dicho alguna vez? ;-)

coxis dijo...

el trailer de este muy exitoso en los USA Hangover (en España están emperrados en que lo sea, pero el exitazo del verano ha sido Up) ya era de abrirse las venas, aunque después de leer las críticas casi pico, pero después de leerte ni hablar del peluquín

Claro que, voy y me meto a ver la de la Coixet. No tengo apaño...