1.12.09

1/12/09

Hay fechas que son, por diversos motivos, un hito en la biografía personal. Y la de hoy, este uno de diciembre, es uno de esos hitos. Un uno que equivale, más que nunca, a inicio. A aventura por hacer. Y que, en cierto modo, es el resultado de muchos años de trabajo y de esfuerzo. De desazones y de dudas. De incertidumbres y de miedos. Pero aquí -junto a mí y a mis inseguridades- estaban la pareja, la familia, los amigos. Ahí estaban sus palabras de aliento, sus abrazos, sus miradas cómplices, sus escuchas atentas. Y quizá por eso no hubo capitulación, sino nuevas batallas. Otras luchas en frentes que ya creía perdidos y que, más por su fe que por la mía, hoy se hacen realidad. Un día que, en unos meses, podré explicar en este mismo espacio con más detalle. Y que, durante este 2010 que ya casi ha llegado, seguirá haciéndose presente hasta que algo, por fin, se convierta en una ansiada realidad.

Hay fechas que son, por diversos motivos, imborrables. La de hoy, al fin, lo es. Y solo puedo sentir una emoción inmensa. Y una ilusión enorme por ese nuevo y apetecible camino que, tras tantas horas de dedicación, se dibuja ante mí.

5 comentarios:

Arual dijo...

Qué intriga!!

SisterBoy dijo...

Jo eso mismo digo yo, estoy haciendo unas elucubraciones de lo más descabelladas.

A propósito estoy viendo a cachos (no puedo hacerlo de otro modo) "La clase" (Entre les murs) y no sabes lo que me estoy acordando de ti.

Cinephilus dijo...

Cómo me gusta esa peli, Sisterboy...
En cuanto a lo otro, digamos que va por el tema literario... Más pistas en breve ;-)

Arual dijo...

Tienes en el horno alguna obra nueva eh???

Cinephilus dijo...

Jeje, Arual... Pues no exactamente... Es otra cosa que -espero- compréis y leáis ;-)