25.4.10

She's not Alice

Tiene mérito convertir la Alicia de Lewis Carroll en un muñecajo de videojuego, una especie de versión rubia y ñoña de Tomb Raider, que se las ve y se las desea para matar a un bicho horroroso al final de hora y media de película.

Tiene mérito coger dos novelas tan deliciosas como las de Mr. Carroll para rodar semejante memez y no dejar títere con cabeza. Tiene mérito inventar un envoltorio tan facilón y previsible -el mundo real de la real Alicia- para proponer una especie de Hook imposible, una segunda parte de algo que, honestamente, no la requiere.

Tiene mérito arruinar personajes como el gato de Cheshire o el sombrerero, a lo que contribuye un Johny Depp cada vez más sobreactuado y que parece que ha sido poseído por el espíritu de Jack Sparrow desde que lo interpretó. Tiene mérito no haber sido capaz de conservar ni una pincelada de la agudeza filosófica del texto original, ni un ápice de la locura y el humor de sus páginas, ni una gota de su fantástica visión del mundo, esa que hace que Alicia sea una obra magna de la literatura universal, por mucho que versiones como esta se empeñen en infantilizarla y devolverla al cajón de pelis para toda la familia con final feliz incorporado.

Sí, tiene mérito desperdiciar una estética estupenda -Burton sigue dominando el envoltorio, pero hace tiempo que no es dueño de los contenidos- para plantear una fábula inane, vacía, carente por completo de interés. Tiene mérito que un visionario como Burton, autor de maravillas como Ed Wood, caiga en el cliché más espantoso y nos regale algo tan pueril como esto, solo comparable con su innecesario remake de El planeta de los simios. Incluso en algunos (escasos) momentos de su fallido Sweeney Todd se mostró más inspirado que en esta última obra.

Tiene mérito que alguien con un mundo interior tan rico como Burton (o así creíamos que era su universo personal y creativo) sea tan incapaz de entender la exuberancia del pensamiento que se oculta tras el espejo de esa Alicia a la que él no sabe ni quiere entender. Esa Alicia que, como tantos otros personajes, es mucho más que una simple heroína, es -sobre todo- un símbolo, un icono, una metáfora de lo perdidos y lo locos que estamos, de cómo travestir la realidad a pesar de que esta no siempre nos lo ponga fácil. Incluso cuando sabemos que siempre -como la reina de corazones- nos lo pone difícil.

La Alicia de Burton parece un spin-off televisivo de El señor de los anillos, y confunde la mitología intelectual con la mitología épica, porque la épica de Carroll no nace de la acción, sino de su juego con el lenguaje, con las imágenes imposibles, con un mundo casi surrealista que habría hecho las delicias de Magritte o de Buñuel. Pero no, nada de eso hay en esta película de consumo apta para toda la familia -desde luego-, sobre todo si la familia no está dispuesta a pensar demasiado y se conforma con atiborrarse de palomitas, calzarse unas gafas incomodísimas y sonreír ante los mohínes del conejo -casi invisible-, ante el histrionismo de los actores -la más que suprimible Hathaway, el insufrible Depp-, ante los colores de los bichejos post-avatarianos que, afortunadamente, no tuve que ver volando junto a mí en 3D.

Hoy, cómo no, he vuelto a releer un par de pasajes de la obra original y hasta me he puesto unas cuantas escenas de la primera versión -en dibujos y dos dimensiones- de Disney. No es que sea perfecta, pero en su ingenuidad -y a pesar de sus errores- está a años luz de este engendro de Tim Burton que, la verdad, podrían haber estrenado directamente en la Playstation.

5 comentarios:

littlebab dijo...

De acuerdo con todo, pero yo ya iba prevenido y me dije: "voy a disfrutar del espectáculo".... y aún así, chirrían algunos momentos.
Eso sí, como siempre, visualmente impecable (bueno, Anne Hathaway merece morir)

3'14 dijo...

Me sumo al comentario de littlebab.
Tenía puestas muchas expectativas en esta peli, por varios motivos: La suma del clásico de Carroll y Tim Burton me parecía una propuesta suculenta, una delicia, manjar de dioses... Pero a la par que mis ilusiones por ver semejante híbrido crecían, lo hacía tambíen proporcionalmente mis temores a sufrir una decepción...
Así es que, me fui al cine, con 3'15, el cual estaba más impaciente por la llegada del día del estreno que yo misma, y me limité a disfrutar de un día en el cine con mi hijo.

Me apetecía un reencuentro en la gran pantalla con los diferentes personajes que habitan en el imaginario colectivo, lo que no me gustó tanto son esos otros personajes que, al igual estoy confundida pero no los recuerdo ni en el pais de las maravillas ni al otro lado del espejo, con nombres tan impronunciables como fácilmente olvidables: que si la magnapresa, el bicho final que tiene que matar Alicia, o el sabueso... La recreación de la reina encarnada me gusta, no así lo que han hecho con la reina blanca... ¿Y la chorri-deliranza esa???

Ah! En cuanto al 3d para esta ocasión, totalmente prescindible. Me parece una tomadura de pelo... y muy cara, por cierto...

Así es que en el fondo, no me ha decepcionado, porque ya me esperaba que terminaría por ser más un reclamo comercial para todos los públicos, que la genialidad que podría haber sido si hubieran querido...

Pero bueno, me quedo con la frase que le espeta alicia a su tía al final: Los príncipes azules no existen, deberías hacerte mirar esa fantasía... Sólo por eso, disculpo todo lo demás :)

A mi hijo le encantó el diseño de vestuario. ¿Te lo puedes creer? Con 7 años y en lo que se fija el tío es en los distintos vestidos que luce la protagonista.Con lo "antimodas","Glamour", etc.. que soy yo y estoy criando al futuro Versace XD

Cinephilus dijo...

Jajaja, me quedo con los comentarios de 3,15. Ese pequeñajo sí que sabe ;-)

Arual dijo...

Pues yo más o menos estoy con Pi, ya iba dispuesta a que fuera un entretenimiento familiar puro y duro. Muchas pistas me llevaban a creerlo así, la versión 3D, y la publicidad excesiva del film, eran dos de ellos. Así que bueno en ese sentido no me decepcionó la película. El universo burtoniano de Alicia me encantó, y visto en 3D, mucho mejor. Con respecto a la historia, pues bueno yo habría preferido que la película se hubiera basado en el cuento original y no en una continuación que como bien remarcas es innecesaria. También es innecesaria la sobreactuación de Anne Hathaway, jeje, pero bueno, con Deep al lado casi que se queda corta y todo. En cualquier caso repito iba predispuesta a todo ello y por eso no me decepcionó el resultado.

SisterBoy dijo...

Pues repito el comentario del blog de Ra. Desde hace tiempo se notaba que la película consistiria basicamente en el sombrero loco depp haciendo el papahuevo.

No creo que todavía se haya hecho la gran película-adaptación de este libro, en el caso de que tal cosa sea posible. Yo particularmente prefiero el segundo libro "Alicia a través del espejo", es que pienso en la conversación de Alicia y el caballero blanco y me emociono