26.9.10

Negra hipnosis


Carancho es, simplemente, una película que se debe ver. Sin duda alguna. Y se debe ver por diversos motivos...

...Porque está muy bien escrita (el guión tardó dos años en gestarse, lo que ha permitido que sea tan sutil como contundente). Porque tiene unas interpretaciones soberbias (estupendo el Sosa de Darín -qué creíble suele ser este actor- e inolvidable la Luján de Martina Gusmán -todo un hallazgo-).

...Porque el tema es interesante, pero no se detiene a reflexionar sobre ello: nos lo entrega envuelto en una ficción muy bien compuesta para que nosotros hagamos lo que queramos con él.

...Porque está contada para espectadores activos, no para tontos (detalles, silencios, primeros planos sugerentes..., escasos subrayados). Nos tratan como adultos, algo a lo que -exceptúese The Wire, Los Soprano, Mad Men y escasas excepciones similares- no estamos acostumbrados.

...Porque la violencia es seca y dura, brutal -sí- y excesiva, pero necesaria y dolorosa (se sienten los golpes, los pinchazos, la bofetada de la realidad de unos personajes que nos devuelven sombras y contrastes de nosotros mismos).

...Porque la historia atrapa y engancha desde el primer segundo sin contar apenas nada (no hace falta: el mundo de los personajes nos atrapa).
...Porque su historia de amor es de las que no se olvidan, de las que te desgarran sin que te des cuenta mientras la ves, de las que te dejan miradas e instantes grabados sin mayúsculas ni versales, tan solo en la redonda times new roman 10 de la vida diaria.

...Porque es cine negro -film noir puro, total-, sin coartadas, sin reparos, sin aditivos ni edulcorantes, y sin pudor alguno.

...Porque sus protagonistas son dos perdedores de los que es imposible no enamorarse, no correr junto a ellos, porque están llenos de claroscuros, porque no es una de buenos y malos, porque la vida tampoco va de eso.

...Porque tiene uno de los mejores finales que he visto en mucho tiempo. Porque no hay juegos ni pamplinas pseudointelectuales -figuritas pueriles que siguen dando vueltas para que pensemos si esto era o no era un sueño-, aquí no hay ni rastro de eso, aquí hay un final soberbio, magníficamente rodado, totalmente coherente con todo lo que hemos visto en una película intensa y sangrante.

...Porque es un director joven que no va de enfant terrible, que no pretende reinventarse nada, que no nos ha colado un peplum aburrido, ni una de terror infantiloide, ni una freakada porque sí, al revés, se adhiere honestamente a un subgénero y nos lo devuelve convertido en una película espléndida y sincera, desde las tripas.

Porque Carancho es, a secas, buen cine. Por eso tienen ustedes que ir a verla. Y cuanto antes.

3 comentarios:

SisterBoy dijo...

Pensaba ir a ver El gran Vazquez mañana pero a lo mejor hago sesión doble.

Cinephilus dijo...

Ya me contarás qué tal la de Vázquez. Me apetece pero admito tener ciertas reservas... Si tú la recomiendas, voy seguro.
En cuanto a Carancho, bueno, ya sabes que esto de las opiniones es muy subjetivo..., pero a mí -la verdad- me ha encantado. Ya me dirás

SisterBoy dijo...

SPOILERS



Mi opinión sobre Vázquez ya la tienes en mi casa. He visto Carancho y si hubieras añadido a los por qués el hecho de que estuviese dirigida por el realizador de "Mundo Grua" "El bonaerense" y "Familia Rodante" no me hubiera hecho falta ningún otro argumento.

Me sumo a tus alabanzas aunque reconozco que ese final (que me recordó a A bout de souffle al igual que el principo me había recordado a Veredicto Final)lo encontré un poco tremendista.