11.7.12

El dos no tiene género


Tras presentar mi último texto, CUANDO FUIMOS DOS, recientemente publicado por Ñaque y con el que regresamos a Madrid este 18 de agosto, cierto crítico me acusó de que en mi obra "gays y lesbianas son iguales al resto de parejas heterosexuales, que bien se podría sustituir a Eloy y César por Pepa y Pepe y no pasaría nada ya que de lo que se está hablando es de relaciones". Esta crítica, supuestamente negativa y escrita desde la indignación de alguien que considera que existe un modelo de pareja gay y otro modelo hetero (¿tendrán copyright?), resumía perfectamente el espíritu de la función.

Y es que, en CUANDO FUIMOS DOS no se cree que haya modelo alguno. Al menos, no modelos que nos limiten en nuestra forma de vivir las emociones. En esta obra se cree que hay tantas formas de relación -de pareja, de amistad, de familia- como individuos las componemos -seamos hetero, seamos homo, seamos bi-, pues -por mucho que le pese a nuestro crítico- el amor y el sexo no admiten ni etiquetas ni guetos.

Quizá por eso, tras cada función, el aplauso del público ha sido -hasta la fecha- tan sincero. Y tan emocionante. Porque los espectadores se identifican con nuestros personajes -fantásticamente interpretados por dos grandes actores, Doriam Sojo y Felipe Andrés-, porque se ven reflejados en muchas de las situaciones que plantea esta función, porque se dejan arrastrar por la nostalgia que favorece la excelente música de Warko, o porque conectan con la sencillez de un lenguaje plenamente contemporáneo con el que solo pretendemos contar momentos y escenas de lo que puede -o podría- ser la vida de cualquier pareja.

Si a ustedes también les asaltan a veces las dudas, si la rutina ha podido llegar a ser un problema, si les ha dado vértigo la convivencia, si todavía se equivocan -o creen que se equivocarían- con ciertos amores del pasado, si no acaban de entenderse ni de entender del todo a la personan con la que comparten su vida, entonces, seguramente, les interese esta función. Porque entenderán que en ella no hay un bueno y un malo, tan solo hay dos personas que se quieren -Eloy y César, César y Eloy-, dos personas que se arriesgan, que apuestan y que, eso ya lo decidirán cuando la vean, perderán o ganarán en esa apuesta.

Pero si creen, como escribía aquel crítico, que existe un tipo de amor gay y un tipo de amor hetero incompatibles e irreconciliables, entonces seguro que esta función no les enganchará. Porque en ella no hay ni militancias ni estereotipos, tan solo se reflexiona -con humildad y, eso hemos intentado, con mucha honestidad- sobre el hecho de entregarse a ese alguien con quien nos gustaría ser dos. Un dos que, por mucho que se empeñen algunos, no tiene género.

El dos, con todo lo que implica, solo conoce un lugar y un género: el de la intimidad.

Las funciones de CUANDO FUIMOS DOS serán todos los SÁBADOS a las 22.30 h. desde el 18 de AGOSTO hasta el 6 de OCTUBRE en la SALA TRIÁNGULO (C/ Zurita 20 - Metro Lavapiés).
Las entradas se pueden conseguir con descuento en este enlace.
Además, hay un descuento especial para estudiantes y parados. Solo tienen que llamar al 915306891 para hacer la reserva.